Marcha por la vida 2020: “Toda vida es un regalo”

El próximo 11 de enero miles de personas tomarán las calles del centro de Denver para celebrar la alegría del regalo de la vida y la dignidad humana, durante la Marcha por la Vida 2020.

Con el tema “Toda vida es un regalo”, varios oradores invitados compartirán su testimonio en el rally, y habrá presentaciones musicales para alegrar la celebración. Entre los oradores invitados se encuentra el arzobispo de la Arquidiócesis de Denver Samuel J. Aquila, David Bereit, Maestro de Ceremonias y fundador de “40 Days for Life”, y Ramona Treviño, ex directora de la clínica de abortos Planned Parenthood quien estará compartiendo su testimonio sobre el poder de la oración y su transformación de una persona quien luchaba por el aborto a una guerrera defensora de la vida.

“Una vida es una vida. No importa si fue un embarazo planeado o no”, dijo Litzy Moran quien participó en la Marcha por la Vida 2019.

Como ya es costumbre, la celebración por la vida comenzará con una misa especial en varias parroquias del área, tanto en inglés como en español. Después de la celebración eucarística, los participantes podrán dirigirse hasta el Capitolio Estatal de Colorado para los eventos programados para comenzar a la 1 p.m.

Foto de Andrew Wright

Los asistentes del rally podrán disfrutar de la música del grupo de adoración de la Iglesia Our Lady of Lourdes, el coro del Seminario Teológico St. John Vianney, mariachis, danza de matachines y folclórica “Divina Misericordia”. Después de las presentaciones musicales la marcha dará inicio a las 2 p.m.

“Esto [el aborto] es el mal moral de nuestro tiempo y no podemos permanecer en silencio, no podemos ser apáticos, debemos hacer lo que podamos para librar a nuestro país de este mal moral. Tienes que pensar en lo que sucederá en el futuro cuando tus hijos y nietos te digan: ‘Mamá, papá, ¿qué hiciste cuando el aborto era legal? ¿Hiciste algo al respecto?’. No querrás sentirte mal cuando tengas que responder: ‘No hice nada’. Debes hacer algo, y este puede ser tu comienzo para hacer algo en respecto al aborto”, dijo Lynn Grandon, Directora de Programa de la Oficina del Respeto a la Vida, en Caridades Católicas de Denver.

Los asistentes también tendrán la oportunidad de firmar una petición para agregar la Iniciativa 120 en la boleta electoral del 2020 de Colorado, para ponerle fin a la práctica del aborto en avanzado estado de gestación. Colorado es uno de los 7 estados en el país que permite el aborto por cualquier motivo y sin restricciones hasta el nacimiento. Si se logra agregar la iniciativa 120 en la boleta electoral, los residentes de Colorado tendrán la oportunidad de votar para poner fin a los abortos durante o después de las 22 semanas de gestación.

 Foto de archivo

Bajo la Iniciativa 120, cualquier persona que realice un aborto en avanzado estado de gestación estaría sujeta a una multa y a la suspensión de su licencia médica, pero no enfrentaría tiempo en prisión. La iniciativa no impondría una penalización legal a la mujer que se someta al aborto. La única excepción a la realización de un aborto tardío sería si la vida de la madre está en peligro.

Para lograr incluir esta iniciativa en la boleta electoral de noviembre del 2020, los partidarios deben alcanzar la meta de 124,632 firmas válidas. En 1967, Colorado fue el primer estado en eliminar las restricciones del aborto, pero esto podría cambiar si te unes al movimiento provida y firmas la petición.

“Sal y defiende el valor de la vida, demuéstrale a tus amigos, familiares y vecinos que no te da vergüenza defenderlo, y toma acción para abolir el aborto en los Estados Unidos”, agregó Grandon.

La Marcha por la Vida tendrá lugar el sábado, 11 de enero, a partir de la 1 p.m. hasta las 3 p.m. en los escalones del oeste del Capitolio Estatal. Las presentaciones musicales y las charlas de oradores también se llevarán a cabo en el mismo lugar. Varias iglesias del área ofrecerán misas previo a la celebración incluyendo St. Joseph’s  a las 11 a.m. en español y la Catedral Basílica Immaculate Conception a las 11:30 a.m. en inglés. Para los horarios de las misas especiales, puedes contactar a tu parroquia local.

Información

MISAS: 

  • Parroquia St. Joseph,
    • Idioma: Español
    • Hora: 11 a.m.
    • Dirección: 600 Galapago St, Denver, CO 80204
  • Catedral Basílica Immaculate Conception
    • Idioma: Inglés
    • Hora: 11:30 a.m.
    • Dirección: 1530 Logan St, Denver, CO 80203
  • Parroquia Holy Ghost,
    • Idioma: Inglés
    • Hora: 11 a.m.
    • Dirección: 1900 California St, Denver, CO 80202

RALLY: 1 p.m.

MARCHA: 2 p.m.

Lugar: Capitolio del Estado de Colorado en Denver (200 E Colfax Ave, Denver, CO 80203)

Visita: https://respectlifedenver.org/

Iniciativa 120: https://respectlifedenver.org/initiative120/

Próximamente: La belleza de la vocación familiar: ¿Qué forma una familia?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Este artículo es parte de una serie de artículos publicados en la última edición de la revisa de El Pueblo Católico. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

 

La felicidad solo se obtiene cuando nos convertimos en lo que estamos llamados a ser: santos. Esta felicidad no es un simple sentimiento, sino que toma la forma de plenitud. Aunque no la podamos alcanzar completamente en la tierra, sí podemos comenzar a vivirla.

Para descubrir qué es verdaderamente la familia y cuál es su misión, debemos volver al principio del ser humano, al Génesis, a la creación. El relato de la creación nos muestra no solo quién es el hombre, sino también por qué Dios lo creó. Esta verdad se refleja no solo en la fe, sino en el mismo cuerpo y alma de todo hombre y mujer.

UN MATRIMONIO: HOMBRE Y MUJER

“Hombre y mujer los creó” GEN 1,27; MT 19,4

El designio de Dios para la familia comienza con la unión de hombre y mujer. El hombre y la mujer se complementan uno al otro en su cuerpo. Están hechos el uno para el otro. Solo en el acto sexual entre hombre y mujer se puede crear algo nuevo: el fruto de un hijo. Solo ellos pueden convertirse verdaderamente en “una sola carne” (Gen 2,23).

 

¿FAMILIAS “NO TRADICIONALES”?

Por eso no puede existir la distinción de familia “tradicional” y “no tradicional”, la cual, en vez de tener a un hombre y una mujer como padres, busca tener padres del mismo sexo. Tal distinción no es posible porque la unión entre personas del mismo sexo no puede ser estrictamente un matrimonio: no se pueden convertir en “una sola carne” porque sus cuerpos no se complementan. Tampoco pueden generar el fruto de un hijo, y no es por causa de un defecto físico, como sucede con parejas estériles, sino porque la falta de complementariedad biológica lo hace imposible como principio.

 

LA FAMILIA ES IMAGEN DE DIOS
“Creó Dios al ser humano a imagen suya” Gen 1,27
“Dios es amor” (I Jn 4,8) y es comunión (Jn 14,10; 14,26). Es un solo Dios en tres personas: Padre, Hijo y Espíritu Santo. Y al ser creados a su imagen y semejanza, Dios ha escrito en todo nuestro ser esa vocación al amor y a la comunión. Dios nos creó por pura bondad, para que pudiéramos participar en esta comunión de amor.

La felicidad plena yace en esta participación del amor de Dios. Debido a que tenemos un cuerpo, podemos realizar esta vocación a la comunión de dos maneras en esta vida: por medio del matrimonio o la virginidad (o celibato). Ambas son maneras concretas de vivir la verdad del hombre y la mujer, de ser imagen de Dios, a través del don de sí mismo.

 

AMAR PARA SIEMPRE

“Por eso deja el hombre a su padre y a su madre y se une a su mujer, y se hacen una sola carne” GEN 2,23

Cuando los fariseos se acercaron a Jesús para preguntarle sobre el divorcio, Jesús contestó: “Lo que Dios unió no lo separe el hombre” (Mt 19,8). Los discípulos contestaron alucinados: “Si tal es la condición… no trae cuenta casarse”. Se dieron cuenta de que el matrimonio conlleva una entrega total, fiel y para toda la vida. Se elige un amor exclusivo. Solo con la gracia que Dios da en el sacramento del matrimonio se puede alcanzar el designio que Dios tiene para el matrimonio.

 

PADRES SOLTEROS O DIVORCIADOS

Por diversas circunstancias, muchas familias llegan a encontrarse en situaciones complicadas, enfrentándose a la separación, el divorcio o un embarazo no deseado.

En estas circunstancias, alejarse de Dios no es la respuesta, pues él nos busca como buscó a la samaritana en el pozo para darnos vida nueva en medio de nuestros problemas (Jn 4). Los lazos familiares siguen siendo poderosos y Dios quiere actuar en ellos.

Para las personas que se encuentran en una situación similar, es de mayor importancia pertenecer a una comunidad de fe, donde podrán conocer la fe y encontrar el apoyo y acompañamiento necesario para vivir una vida de santidad. Esto puede implicar recibir el sacramento del matrimonio para las parejas que no se han casado o buscar la nulidad, pues es posible que el matrimonio anterior no haya sido válido.

 

APERTURA A LA VIDA

“Sean fecundos y multiplíquense” Gen. 1,28

En su designio de amor, Dios quiso que, en la entrega de amor entre hombre y mujer, ese amor se desbordara en la concepción de algo nuevo: de un nuevo ser. Sin embargo, en nuestra sociedad, el sentido de la unión sexual se ha perdido, y es común entenderlo solo como un instrumento de placer o sin el don de los hijos.

 

MÁS QUE PLACER

Cuando una persona se entrega en el acto sexual, dona lo más íntimo que tiene. Pero si se hace solo por placer, se usa el lenguaje de amor más alto que existe de manera contradictoria. En realidad, no es una entrega total, como el lenguaje sexual lo sugiere, sino parcial, con condiciones. El acto se rebaja e incluso hiere a la persona. Esta deja que lo más íntimo que tiene se convierta en algo sin sentido, contradiciendo su deseo de amor incondicional. Así se convierte en un pecado “contra su propio cuerpo” (1 Cor 6,18). La entrega total del cuerpo tiene que ir acompañada de una promesa en la que se entrega totalmente una persona a la otra: el matrimonio.

 

ANTICONCEPTIVOS

Por otro lado, muchos matrimonios tienen miedo a tener hijos por varias razones: el compromiso, el costo, el sufrimiento que podrían experimentar, la contaminación del medio ambiente… Por eso recurren a métodos anticonceptivos, dejando que su entrega deje de ser total. La Iglesia recomienda el uso de métodos naturales de planificación familiar, que les permite a los padres ser generosos y responsables sin corromper su entrega total. Para más información sobre este tema, recomendamos la carta pastoral “El esplendor del amor” de el arzobispo Samuel J. Aquila.