Tras el cambio de gobierno, ¿cómo mantener la calma?

archden

Por: Luis E. Álvarez

Director del ministerio hispano de la Arquidiócesis de Denver

Ante el próximo cambio de gobierno en los Estados Unidos, la comunidad latina se siente preocupada. Incluso los niños muestran su sensación de incertidumbre ante un futuro que podría afectar negativamente a los hispanos en este país.

El sentir de la comunidad hispana

Al igual que a muchos, a Camerina Quezada los resultados de las elecciones presidenciales le sorprendieron: “Estos hablan de la idiosincrasia que tenemos todos los que estamos viviendo en este país y digo todos – latinos y anglosajones- me sorprende que haya muchas personas que coincidan con sus ideas”, aseguró la entrevistada. Aunque dijo haber sentido tristeza al enterarse del triunfo de Trump, también mencionó creer que “el caos es la cuna de la evolución” y está tratando de ponerle al mal tiempo buena cara.

Por su parte Clarissa Rayas, madre de cuatro hijos de entre 6 y 15 años, cuenta que su hijo de 10 años es el que más se ha visto afectado emocionalmente. “Tiene miedo por sus amiguitos ya que uno de ellos le preguntó que si se puede ir a vivir con él si es que sus papás son deportados”, dijo. Y añadió que, dentro de todo, sus hijos han aprendido a solidarizarse con el dolor de los demás ya que algunos de ellos han tenido que servir de apoyo para otros niños que están aún más tristes.

Pánico y tristeza entre los chicos

Al entrevistar a algunos jovencitos de la comunidad latina, pudimos percatarnos que necesitan el apoyo de personas adultas que les ayuden a entender lo que está pasando.

Clara Rayas, de 15 años, estudiante de preparatoria, se sintió impactada al ver la preocupación de muchos de sus amigos y de sus maestros, quienes dijeron sentirse consternados por no saber qué pasara con los fondos destinados a los programas de ciencia que reciben del gobierno, ahora con la nueva administración, -refiriéndose a las declaraciones hechas al respecto durante la campaña de Trump-.

Para Benjamín Rincón, un joven de 12 años, quien estuvo siguiendo de cerca las elecciones, dijo haberse despertado más temprano el 9 de noviembre para leer las noticias. “Me enojé, me sentí triste, pero fue más mi enojo”. Y dice que teme por la comunidad hispana e islámica.  Aunque dijo estar tratando de mantenerse positivo y pensar que “las personas pueden cambiar y Trump también tiene una oportunidad de cambiar”.

Cabe mencionar que, en una entrevista que concedió al canal de televisión CBS el domingo 12 de noviembre, el presidente Donald Trump dijo que solo deportaría a los inmigrantes “con antecedentes criminales, miembros de pandillas, traficantes de drogas, que son muchas personas, probablemente 2 millones, quizá hasta 3 millones”, y dijo que tendrían que tomar una decisión con el resto de indocumentados, “que son una gente estupenda”. Este discurso ha bajado un poco el tono agresivo de sus intervenciones anteriores y, por lo tanto, el miedo en muchos hispanos.

 

Como están apoyando las entidades educativas

Mariella Robledo directora de la Escuela de Guadalupe, y Elías Moo director de la escuela St. Rose of Lima, dicen haber optado por el diálogo como una manera de solidarizarse con los chicos.

A través de pláticas de grupo, ambos directores dejaron saber a los estudiantes la importancia de mantener la calma, tener fe, y de mantenerse unidos en solidaridad.

Robledo indicó que en la escuela que tiene a su cargo se escucharon comentarios de desolación por parte de los estudiantes hispanos ya que muchos de ellos tienen en mente que sus papás están asustados y desconcertados.

Para el director de St. Rose of Lima, fue importante dejarle saber a su comunidad que la Iglesia les brinda apoyo en todo momento, y que es imperativo mantener la fe. “Les hablamos de que la iglesia está combatiendo la retórica divisiva o que cause resentimientos, les explicamos que es momento de ver por la dignidad humana y que es momento de reflexionar que es lo que Dios quiere de cada uno de nosotros”.

 

Líderes religiosos se pronunciaron

Por su parte el vicepresidente electo de la Conferencia Episcopal de Estados Unidos y arzobispo de Los Ángeles, Mons. José Gomez, indicó en su columna semanal “Después de estas elecciones, ¿Hacia dónde vamos?”, que los católicos “no podemos desanimarnos ni ceder a la inclinación a la ira y al resentimiento”.

Monseñor Gomez, mexicano de nacimiento y quien fue también obispo auxiliar de Denver, invitó a los fieles a seguir “proclamando la verdad y oponiéndonos a los falsos caminos hacia la felicidad humana que vemos en nuestra sociedad. Tenemos que seguir la lucha por la dignidad y por oponer resistencia a todo lo que amenace con disminuir la nobleza del ser humano como hijo de Dios”.

Mientras tanto, el padre Félix Medina, párroco de Queen of Pace en Aurora dijo el pasado 13 noviembre durante su homilía en la Misa dominical: “Dios nos protege, la Virgen de Guadalupe nos cuida y la Iglesia esta con ustedes”. El sacerdote aseguró que “es un momento de tener más fe y fortaleza, paz y unidad entre nosotros. Es momento, como dice el Evangelio, de dar testimonio de la fe, de dar testimonio de Cristo, es momento de amar más”, concluyó el sacerdote.

Próximamente: Lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A pocos días del inicio de la Cuaresma, que sirve de preparación para la Pascua y que comienza este miércoles 26 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo litúrgico.

1. Es el primer día de la Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10. No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.