Será beatificado religioso de EEUU que fue asesinado en Guatemala

Escritor Invitado

Aci Prensa

La Oficina de Prensa de la Santa Sede informó este 8 de noviembre que el Papa Francisco aprobó el decreto que reconoce el martirio del hermano James (Santiago) Alfred Miller, un profeso del Instituto de los Hermanos de las Escuelas Cristianas La Salle que sirvió a los indígenas en Guatemala y donde fue asesinado.

Esto indica que el religioso será beatificado próximamente. La fecha está por definirse.

EI hermano James o Santiago, como lo conocían en Guatemala, nació en la localidad de Stevens Point, estado de Wisconsin (Estados Unidos) el 21 de septiembre de 1944.

En septiembre de 1959 ingresó en el Noviciado Menor de Missouri. Después de tres años fue admitido como postulante en el Noviciado y en agosto de 1962 recibió el hábito de los hermanos y el nombre religioso de hermano Leo William. Más tarde, como los demás hermanos, volvería a utilizar su nombre de bautismo.

Según señala el sitio web LaSalle.org, estuvo tres años en la escuela secundaria Cretin, en Saint Paul, estado de Minnesota, donde enseñaba español, inglés y religión, se encargaba del mantenimiento de la escuela y entrenaba al equipo de fútbol americano.

En 1979 sus superiores le ordenaron volver a Estados Unidos debido a la Revolución Sandinista, que lo consideró como un enemigo por haberlo visto “cercano” al régimen de Anastasio Somoza en Nicaragua. Él tendió lazos, aunque protocolares, porque consideró que era una buena forma de seguir construyendo escuelas, según relata el hermano Francis Carr. Sin embargo, algunos consideraron estos vínculos como un apoyo tácito al Gobierno.

Volvió a Estados Unidos y enseñó nuevamente en la escuela Cretin. En enero de 1981 regresó a América Central, concretamente a Huehuetenango (Guatemala) donde se dedicó a educar e instruir a los indígenas.

La tarde del 13 de febrero de 1982 tres hombres encapuchados le dispararon y lo mataron en la escuela india De la Salle en Huehuetenango.

Tras una fallida investigación para hallar a los culpables, el Gobierno cerró el caso indicando que “elementos subversivos criminales” fueron los responsables del homicidio.

Cuando al hermano James le preguntaron si sentía miedo por los fusilamientos que ocurrían en los alrededores de la escuela, respondió en una carta: “¿Bromea? Jamás hubiera pensado que podría rezar con tanto fervor como cuando voy a la cama”.

En enero de 1982 y ante la difícil situación en Guatemala escribió: “Personalmente estoy harto de la violencia, pero sigo sintiéndome profundamente comprometido con los pobres que sufren en América Central. Cristo es perseguido a causa de nuestra opción por los pobres. Conscientes de los numerosos peligros y dificultades, seguimos trabajando con fe y esperanza y confiando en la Providencia de Dios”.

Próximamente: Santa Inés, Mártir; patrona de las jóvenes, las novias y la pureza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El 21 de enero se celebra la Fiesta de Santa Inés, patrona de las jóvenes, las novias, las prometidas en matrimonio, de la pureza y de los jardineros. En relación a la Santa surgió la costumbre de los corderos blancos, cuya lana se utiliza para hacer los palios de los Arzobispos.

Su nombre latino es “Agnes”, asociado a “agnus” que significa cordero. Según la leyenda más conocida, Santa Inés era una joven hermosa, rica y pretendida por muchos nobles romanos. No aceptó a ninguno, aduciendo que ya estaba comprometida con Cristo, y la acusaron de ser cristiana.

Fue llevada a un prostíbulo, pero unos ángeles y señales celestes la protegieron. Entonces la pusieron en una hoguera que no la quemó. Finalmente, fue decapitada en el año 304.

Constantina, la hija de Constantino, le edificó una basílica en la Vía Nomentana y su fiesta se comenzó a celebrar a mediados del siglo IV.

En el tratado de San Ambrosio sobre las vírgenes, se lee que por tradición se sabe que Santa Inés murió a los doce años. Antes de su martirio se mantuvo “inalterable al ser arrastrada por pesadas y chirriantes cadenas”.

“No tenía aún edad de ser condenada, pero estaba ya madura para la victoria… Resultó así que fue capaz de dar fe de las cosas de Dios una niña que era incapaz legalmente de dar fe de las cosas humanas, porque el Autor de la naturaleza puede hacer que sean superadas las leyes naturales”, dijo San Ambrosio.

Se dice que el verdugo hizo lo posible para asustarla y atraerla con halagos porque muchos desearon casarse con ella, pero Santa Inés respondió: “sería una injuria para mi Esposo esperar a ver si me gusta otro; él me ha elegido primero, él me tendrá. ¿A qué esperas, verdugo, para asestar el golpe? Perezca el cuerpo que puede ser amado con unos ojos a los que no quiero”.

La Santa oró y doblegó la cerviz ante el verdugo que le temblaba la diestra para dar el golpe, pero ella permanecía serena. “En una sola víctima tuvo lugar un doble martirio: el de la castidad y el de la fe. Permaneció virgen y obtuvo la gloria del martirio”, concluyó San Ambrosio.

A Santa Inés se le representa como una niña o señorita orando, con diadema en la cabeza y una especie de estola sobre los hombros, en alusión al palio. Va acompañada de un cordero a sus pies o en sus brazos y rodeada de una pira, espada, palma y lirios.

 

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.