Seminaristas ofrecen ayuda espiritual a quienes luchan por la vida

archden

Dar un testimonio de nuestra fe en cualquier esfera pública puede ser una tarea intimidante. Todos aquellos que han dado testimonio rezando por la defensa de la vida conocen los desafíos.

Imagínate que estás de pie, solo, a las afueras de Planned Parenthood y rezando por las almas de los hombres y mujeres que entran y salen de este lugar. Haces tu mejor esfuerzo por mirar a cada persona que pasa, simplemente para reconocer su presencia. Ninguno de los que pasan parece querer hacer contacto visual contigo. La actitud evasiva de aquellos transeúntes puede hacerte sentir incómodo, insignificante y sientes el peso de todo lo que estás enfrentando. Posiblemente comiences a desesperarte.

La realidad es que muchas veces uno se puede sentir solo en cualquier acción pro vida. Al reconocer esta dificultad, el seminario teológico Saint John Vianney comenzó un apostolado pro vida destinado a brindarles un apoyo espiritual a todas las personas que participan de estas campañas.

El año pasado, con la ayuda de cuatro seminaristas, bajo la dirección del Padre Gray Selin y con la guía del Espíritu Santo ellos comenzaron su trabajo. El Padre Selin tratando de sintetizar la mision de este apostolado, le dijo a El Pueblo Católico: “El apostolado pro vida Saint John Vianney es para ayudar a formar y educar a aquellas personas pertenecientes a los movimientos pro vida, particularmente a un nivel espiritual”.

Con la ayuda de la oficina Respect Life de Caridades Católicas, el grupo de seminaristas comenzó el año pasado formándose primero ellos mismos en temas de defensa de la vida desde la concepción hasta la muerte natural. Continuaron su ministerio ayudando en la campaña 40 días por la vida, organizada dos veces al año, la cual incluye oraciones a las afueras de la clínica Planned Parenthood.

Al final de la primavera pasada, los seminaristas que hacen este apostolado lideraron un día de retiro focalizado en el ministerio a líderes espirituales del movimiento pro vida.

Para los mismos seminaristas, como futuros sacerdotes, este apostolado es una oportunidad de desarrollar y hacer crecer sus habilidades pastorales. Son muchas las oportunidades de crecimiento que los hacen ser capaces de apoyar a los futuros feligreses en los ministerios pro vida, junto con la forma de educar e invitar a otros dentro de sus futuras parroquias a que se vuelvan parte activa de dicho ministerio.

El Padre Selin, al comentar la necesidad de dicho apostolado dijo: “Cada vez que defendemos la vida… podemos sacar muchas veces comportamientos viscerales emocionales e incluso violentos… hay una fuerte batalla espiritual de por medio.

Los líderes sienten este combate espiritual muchas veces. Allí es donde el apostolado de Saint John Vianney es importante por su aliento, su protección espiritual como un signo visible de la esperanza de Cristo que ha conquistado la muerte. Los seminaristas Jonathan Tansill de la diócesis de Phoenix y Codi Krueger de la diócesis de Helena, tomarán a cargo esta misión como los seminaristas líderes este año.

Ellos, junto con otros seminaristas, están dando a conocer su presencia en 40 días por la vida, que inició el pasado 28 de septiembre y finaliza el 6 de noviembre.

Esta vez permitirá múltiples oportunidades para orar en comunidad, fortalecerse mutuamente y dar esperanza a aquellos que deseen inscribir una victoria pro vida en los libros de historia.

El padre Selin dice que debemos tener en mente que esta es la historia de Dios de la cual somos parte. No estamos solos en ser fieles instrumentos mientras llenamos estas páginas. “Santa Teresa de Calcuta…su famosa frase de «No estamos llamados a ser exitosos sino a ser fieles»”. Tenemos que alzar nuestra mirada y decir: «Debemos hacer lo que estamos llamados a ser: ser fieles y dejar el resto en la divina providencia y el poder de Dios porque Él es el autor de la vida»”.

Para información sobre los días y puntos de encuentro visite https://40daysforlife.com/local-campaigns/denver/

 

 

Próximamente: Lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A pocos días del inicio de la Cuaresma, que sirve de preparación para la Pascua y que comienza este miércoles 26 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo litúrgico.

1. Es el primer día de la Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10. No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.