Santidad: Aquello que más deseas

Obispo Jorge Rodríguez

(Dibujo de Ana María Muñoz)

En nuestra tradición católica tenemos en mucha estima a los santos del cielo y les pedimos que nos ayuden con sus oraciones. Pero sobre todo estos hermanos nuestros despiertan en nosotros ese sueño, a veces dormido, que todos tenemos: ser santos como ellos.

Los santos forman parte de esa muchedumbre de hombres y mujeres que el libro del Apocalipsis describe como incontable, de toda raza y nación que vestidos con túnicas blancas adoran al Cordero en la liturgia celeste. Sólo Dios sabe el nombre de cada uno de ellos. Muchos incluso son, a lo mejor, conocidos o seres queridos nuestros.

Todos ellos nos mueven a mirar a lo alto y nos hacen sentir en lo más hondo del corazón el anhelo más sincero y auténtico que tenemos: ser santos.  ¿Por qué no podemos apagar ese deseo de ser santos? Porque así nos creó Dios: para ser santos. Ese anhelo lo llevamos sellado en cada “célula” espiritual de nuestra alma. Porque como dice san Agustín: “nos hiciste, Señor, para ti, y nuestro corazón estará inquieto hasta que descanse en ti”.

La santidad es aquello que únicamente corresponde a Dios. Él es el solo Santo. La santidad es la belleza, la bondad y el resplandor del Dios que es amor. Sólo por contacto con Él uno puede ser santo. Por eso la santidad se puede entender como una relación de amor. Es lo que también entendemos como la “vida de gracia”, es decir, la vida vivida en el amor de Dios. Nuestro corazón fue hecho para amar y para nada más. El odio es una violencia para el corazón. Por eso, si tú le preguntaras a tu corazón que es lo que más sinceramente desea, te respondería seguramente, que sólo quiere amar, pero que su sed de amor no se apagará hasta que esté lleno del Amor mismo, que es Dios.

San Agustín tiene una frase algo atrevida cuando dice: “Ama, y haz lo que quieras”, pero añade enseguida: “pero ama”. Él está convencido de que, si amas a Dios de verdad, no querrás hacer nada que pudiera ofenderlo. Por eso la vida cristiana no debe vivirse a la defensiva, concentrándola en no pecar, sino en modo muy activo, buscando amar a Dios cada día más. Vivir cada día, como diría santa Teresa de Ávila, “buscando dar contento en todo a mi Capitán”.

Los santos son aquellos hombres y mujeres que aman a Dios con toda el alma. Y yo estoy seguro que conoces personalmente a algunas de estas personas. Y también estoy convencido de que tú quieres ser una de ellas.

Si alguna vez vas a Los Ángeles, visita la catedral. A lo largo de sus paredes interiores hay unos tapices preciosos que presentan la Comunión de los Santos. Ahí se representan 135 santos de todo el mundo, incluyendo los santos canonizados de Norteamérica, y doce figuras no identificadas, incluyendo niños de todas las edades, que representan esa cantidad de santos anónimos que viven entre nosotros. Esos con los que te cruzas en la calle todos los días. ¡Quién quita que ese santo o santa por identificar seas tú! En el fondo esto es lo que tú más deseas en lo profundo de tu alma.

Próximamente: La fe católica de Kobe Bryant

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La superestrella de básquet Kobe Bryant falleció este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero al sur de California (Estados Unidos). Con 41 años, era el padre de cuatro hijas.

La hija de Kobe, Gianna Bryant, de 13 años, también habría muerto en el accidente de helicóptero, junto con otra adolescente, su padre y el piloto del vehículo. Habrían estado viajando a un juego de básquet.

Bryant es considerado uno de los más grandes jugadores de básquet de todos los tiempos. Se retiró en 2016 tras una carrera de 20 años con Los Angeles Lakers, donde ganó cinco campeonatos de la National Basketball Association (NBA), un premio del Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés), dos campeonatos de puntuación y muchos otros reconocimientos.

Más allá del básquet, Bryant era esposo y padre que en 2015 dijo que su fe católica lo ayudó a superar un periodo difícil en su vida y la de su familia.

Bryant fue criado en una familia católica, y pasó mucho tiempo de su niñez viviendo en Italia. Se casó en 2001 en una parroquia del sur de California.

En 2003, Bryant fue arrestado tras ser acusado de violar a una mujer en una habitación de hotel, en el estado de Colorado.

Bryant admitió que tuvo un encuentro sexual con la mujer, pero negó que la haya violado. Cuando la denuncia se hizo pública, Bryant perdió patrocinadores y enfrentó acusaciones criminales, que finalmente fueron retirados.

Bryant publicó una disculpa a su acusadora, con quien también llegó a un acuerdo en una denuncia civil.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensual, reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma forma en la que yo lo vi. Después de meses de revisar los hallazgos, escuchar a su abogado, e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo se siente y que ella no consintió con este encuentro”, dijo el basquetbolista en su disculpa del 2004.

En 2015, el jugador de básquet dijo a la revista GQ que luego de que el tema se resolvió, decidió dejar atrás algo de la superficialidad que él sentía que había construido en su persona pública.

“Lo que llegué a entender, saliendo de Colorado, es que yo tenía que ser yo, en lugar de dónde estaba en ese momento”.

Bryant dijo que fue un sacerdote quien lo ayudó a hacer algunos importantes descubrimientos personales durante la dura prueba.

Describiendo su temor de ser enviado a prisión por un crimen que él creía que no había cometido, Bryant dijo a GQ que “lo único que realmente me ayudó durante ese proceso –soy católico, fui criado católico, mis hijas son católicas– fue hablar con un sacerdote”.

“De hecho fue algo gracioso: él me mira y dice ‘¿lo hiciste?’. Y yo digo ‘por supuesto que no’. Entonces me pregunta ‘¿tienes un buen abogado?’. Y yo estoy como que ‘uh, sí, él es fenomenal’. Así que entonces él dijo ‘déjalo ir. Sigue adelante. Dios no te va a dar nada que no puedas manejar, y está en sus manos ahora. Esto es algo que no puedes controlar. Así que déjalo ir’. Y ese fue un punto de inflexión”, dijo Bryant.

Una decisión de 2004 de depositar una confianza más profunda en Dios no significó que la vida de la estrella de básquet estuviera después libre de dificultades, o definida por la virtud.

En 2011, Vanessa Bryant pidió el divorcio a Kobe, alegando diferencias irreconciliables. Pero Bryant dijo que decidió no rendirse en su matrimonio, y dos años después su esposa retiró su solicitud de divorcio.

“No voy a decir que nuestro matrimonio es perfecto”, dijo Bryant a GQ en 2015.

“Aún peleamos, como toda pareja casada. Pero sabes, mi reputación como atleta es que soy extremadamente decidido, y que trabajaré duro. ¿Cómo podría hacer eso en mi vida profesional si no era así en mi vida personal, cuando eso afecta a mis hijas? No tendría ningún sentido”, añadió.

Bryant y su esposa habrían asistido regularmente a una parroquia de Orange County, California.

Además, el basquetbolista había conectado su fe católica con un compromiso familiar de ayudar a los pobres, a través de la Fundación Familiar Kobe & Vanessa Bryant. La fundación ayudó a financiar refugios para jóvenes sin techo, así como otros proyectos dirigidos a servir a los más pobres.

“Tienes que hacer algo que tenga un poco más de peso, un poco más de significado, un poco más de propósito”, dijo en 2012, de acuerdo a Los Angeles Times.

La falta de hogar, dijo, “es algo que se deja de lado porque es fácil culpar a quienes no tienen hogar y decir ‘bien, tú tomaste esa mala decisión. Esto es donde estás. Es tu culpa’”.

“En la vida todos cometemos errores y dar un paso atrás y permitir que alguien viva de esa forma y de alguna manera lavarte las manos… eso no es correcto”, señaló.

Los arreglos para el funeral de Bryant aún no han sido anunciados.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.