Retiro para catequistas: “Compartiendo la Luz del Evangelio”

Biblia y rosario

El próximo sábado 24 de agosto se llevará a cabo el retiro para catequistas “Compartiendo la Luz del Evangelio”, con la finalidad de acercar a los catequistas al corazón de Cristo basado en los misterios luminosos del rosario.

Así viven los católicos en Pakistán

En octubre del 2002, el Papa Juan Pablo II, presentó la carta apostólica Rosarium Virginis Mariaee, donde añadió los misterios luminosos al rosario, con la intención de contemplar el trance de la vida pública de Cristo desde su bautismo hasta su pasión.

Es así que se han elegido los misterios luminosos del rosario como tema principal del retiro, en donde los asistentes tendrán la oportunidad de enfocarse y profundizar en los tres años de la vida pública de Jesús.

“Cuando volvemos a redescubrir ese tesoro escondido, o esa perla fina de la que habla san Mateo, describiendo el Reino de Dios, (Mt 13, 44-46), podemos transmitir mejor el mensaje a quienes catequizamos o evangelizamos”, dijo Linda Platt una de las presentadoras del retiro, a El Pueblo Católico.

Linda Platt, estudió la maestría de Teología Bíblica y se graduó de la Escuela Bíblica Católica de la Arquidiócesis de Denver. Ha participado en clases que ofrece el Centro San Juan Diego y actualmente apoya a nuestra comunidad dando clases de estudio bíblico en español y castidad para jóvenes en la parroquia St. Augustine de Brighton.

Para Linda, la meditación sobre los misterios luminosos puede ayudar a los catequistas a dar más fruto en su misión de catequesis y evangelización.

“Nuestra fe debe seguir creciendo cada día. Es por eso que, en la meditación de los misterios luminosos, podremos percibir más palpablemente la riqueza que Dios nos ha dejado en sus sacramentos, y el llamado que Dios nos hace a la conversión y a cumplir sus mandamientos”, dijo.

Los catequistas son una parte fundamental de la Iglesia Católica, siendo los elegidos por Cristo para llevar su Evangelio a los corazones que les han sido confiados en su ministerio, compartiendo su testimonio, su ejemplo y enseñanza catequesis.

¿Por qué mantener el celibato sacerdotal?

El retiro “Compartiendo la Luz del Evangelio”, es una oportunidad para que los catequistas puedan seguir formándose de una manera que logren servir mejor a Dios y ser partícipes de su vida divina.

“Debemos llenarnos más de Cristo para poder reflejar Su rostro. Estamos llamados a ser portadores de luz, a compartir la luz que hemos recibido en el Bautismo. El Espíritu Santo nos ayuda a contemplar estos misterios, que hablan de la riqueza contenida en los sacramentos”, agregó Linda.

Así mismo, Linda Platt aprovechó la oportunidad para pedirle a los catequistas escuchar el llamado y aceptar la invitación personal de Cristo a este retiro.

 “Mientras más nos llenemos de Cristo, más podremos reflejar su rostro y más eficaz será nuestro apostolado”, expresó Linda.

El retiro “Compartiendo la Luz del Evangelio” se llevará a cabo el sábado 24 de agosto de 9 a.m. a 3 p.m., en la Arquidiócesis de Denver, salón 123.

El costo es de $15 dólares por persona e incluye almuerzo.

Los catequistas que deseen asistir a este llamado de Cristo pueden inscribirse en línea haciendo CLIC AQUÍ.

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay