Planificación familiar natural vs anticonceptivos: Un tema más allá de la fe

Gabriela Hernández, de 18 años de edad, nos comparte su experiencia

Mavi Barraza

Por: Mavi Barraza.

En esta edición del Denver Catholic en Español, damos comienzo a una serie de artículos informativos que abordan el tema del efecto negativo que tiene el uso de los anticonceptivos –(tanto física, emocional, psicológica y espiritualmente). Tocaremos el tema de la Planificación Familiar Natural, y los diferentes métodos que existen tanto para espaciar embarazos como para concebir. Y finalmente, hablaremos de la importancia transmitir estos conocimientos a jóvenes para que estos estén informados y en su momento con esta información y con esta información a la mano, sepan tomar mejores decisiones. Todo lo esto lo expondremos con experiencias de la vida real, y compartidas por gente de nuestra comunidad.

El solo hecho de recordar que, por consumir anticonceptivos, su vida se vio afectada y se sintió estar al borde de la locura, es lo que llevó a Gabriela Hernández, joven de 18 años de edad, a compartir su historia para para que “otras mujeres tomen mayor conciencia en esta situación, y busquen opciones, hagan preguntas, y tomen una mejor decisión de cómo cuidar su cuerpo, que es tu templo dado por Dios”, afirma nuestra entrevistada.

“En estos tiempos, uno quiere respuestas rápidas, prácticas y cómodas”, dice nuestra entrevistada al preguntarle su opinión acerca del por qué las mujeres podrían preferir los anticonceptivos a los métodos naturales. “Pero a veces es peor el remedio que la enfermedad porque uno no se da cuenta de que a la larga afecta física y emocionalmente”, asegura. La respuesta de Gabriela es muy común en la mayoría de las mujeres que optan por los anticonceptivos que son “prácticos y fáciles de usar”, como los pintan las diferentes campañas publicitarias.

Pero ¿Sabemos en realidad qué le ocasionan a nuestro cuerpo los anticonceptivos? Gabriela Hernández, luego de su primer embarazo y por cuestiones médicas optó por tomar anticonceptivos. Tras unos momentos de reflexión, dijo: “Mi embarazo y mi parto fueron complicados y de alto riesgo. Por un consejo del doctor fue que decidí comenzar a buscar el mejor anticonceptivo para mí, ya que, según él, lo mejor sería evitar un embarazo. Probé con casi todos, la píldora, la inyección, el anillo, el dispositivo intrauterino, el parche… todos”.

Pero desafortunadamente cada uno de ellos tuvo un efecto secundario en Gabriela. “Con uno me dolía mucho la cabeza, con otro me daban nauseas todo el día; hasta tuve hemorragias y cambios de ánimo”, recordó la joven.

Por el temor de quedar embarazada y poner en riesgo su vida, como los mismos médicos le habían advertido, fue que incurrió a “otras posibles soluciones”.

Y de ello, comenta Hernández… “Me puse la Depo (Depo-Provera), [un anticonceptivo en forma de inyección que provee control natal durante 3 meses.] Mi periodo se ausentó por meses, me sentía mareada y con mucho dolor de cabeza; se me alteraron los nervios y sentía que me estaba volviendo loca”.

Los síntomas que padecía Gabriela mientras estuvo usando este anticonceptivo eran los efectos secundarios de la inyección. Pero desafortunadamente ella no recibió la información adecuada de parte del médico.

“Mis nervios se alteraron tanto que tuve que recibir medicamento para la ansiedad y terapia psiquiátrica”, agregó la joven en su afán de compartir su historia para ayudar a crear mayor conciencia sobre este tema.

Ya cansada de la situación, Gabriela Hernández decidió visitar una clínica especializada en la salud de la mujer, donde le hablaron de los métodos de la planificación familiar natural. Fue además ahí que se le explicó la manera en que funcionan los anticonceptivos y el efecto que tienen para destruir u obstruir la fertilidad; se le habló de los síntomas secundarios y que algunos de ellos son considerados de alto riesgo para la salud.

Es importante resaltar que los Métodos de Planificación Familia Natural son más que una cuestión de fe: Son una opción sana que permite que la mujer tenga más conocimiento de su feminidad, desarrolle una relación más íntima con su pareja y permiten que su cuerpo se mantenga libre de tóxicos que no solo lo contaminan; sino que además lo hacen sentir enfermo en la mayoría de los casos.

Este es el primero de varios artículos informativos sobre los Métodos de Planificación Familiar Natural. En nuestra siguiente edición abordaremos el tema de los diferentes métodos y la forma de uso de cada uno de ellos.

Próximamente: La fe católica de Kobe Bryant

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La superestrella de básquet Kobe Bryant falleció este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero al sur de California (Estados Unidos). Con 41 años, era el padre de cuatro hijas.

La hija de Kobe, Gianna Bryant, de 13 años, también habría muerto en el accidente de helicóptero, junto con otra adolescente, su padre y el piloto del vehículo. Habrían estado viajando a un juego de básquet.

Bryant es considerado uno de los más grandes jugadores de básquet de todos los tiempos. Se retiró en 2016 tras una carrera de 20 años con Los Angeles Lakers, donde ganó cinco campeonatos de la National Basketball Association (NBA), un premio del Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés), dos campeonatos de puntuación y muchos otros reconocimientos.

Más allá del básquet, Bryant era esposo y padre que en 2015 dijo que su fe católica lo ayudó a superar un periodo difícil en su vida y la de su familia.

Bryant fue criado en una familia católica, y pasó mucho tiempo de su niñez viviendo en Italia. Se casó en 2001 en una parroquia del sur de California.

En 2003, Bryant fue arrestado tras ser acusado de violar a una mujer en una habitación de hotel, en el estado de Colorado.

Bryant admitió que tuvo un encuentro sexual con la mujer, pero negó que la haya violado. Cuando la denuncia se hizo pública, Bryant perdió patrocinadores y enfrentó acusaciones criminales, que finalmente fueron retirados.

Bryant publicó una disculpa a su acusadora, con quien también llegó a un acuerdo en una denuncia civil.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensual, reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma forma en la que yo lo vi. Después de meses de revisar los hallazgos, escuchar a su abogado, e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo se siente y que ella no consintió con este encuentro”, dijo el basquetbolista en su disculpa del 2004.

En 2015, el jugador de básquet dijo a la revista GQ que luego de que el tema se resolvió, decidió dejar atrás algo de la superficialidad que él sentía que había construido en su persona pública.

“Lo que llegué a entender, saliendo de Colorado, es que yo tenía que ser yo, en lugar de dónde estaba en ese momento”.

Bryant dijo que fue un sacerdote quien lo ayudó a hacer algunos importantes descubrimientos personales durante la dura prueba.

Describiendo su temor de ser enviado a prisión por un crimen que él creía que no había cometido, Bryant dijo a GQ que “lo único que realmente me ayudó durante ese proceso –soy católico, fui criado católico, mis hijas son católicas– fue hablar con un sacerdote”.

“De hecho fue algo gracioso: él me mira y dice ‘¿lo hiciste?’. Y yo digo ‘por supuesto que no’. Entonces me pregunta ‘¿tienes un buen abogado?’. Y yo estoy como que ‘uh, sí, él es fenomenal’. Así que entonces él dijo ‘déjalo ir. Sigue adelante. Dios no te va a dar nada que no puedas manejar, y está en sus manos ahora. Esto es algo que no puedes controlar. Así que déjalo ir’. Y ese fue un punto de inflexión”, dijo Bryant.

Una decisión de 2004 de depositar una confianza más profunda en Dios no significó que la vida de la estrella de básquet estuviera después libre de dificultades, o definida por la virtud.

En 2011, Vanessa Bryant pidió el divorcio a Kobe, alegando diferencias irreconciliables. Pero Bryant dijo que decidió no rendirse en su matrimonio, y dos años después su esposa retiró su solicitud de divorcio.

“No voy a decir que nuestro matrimonio es perfecto”, dijo Bryant a GQ en 2015.

“Aún peleamos, como toda pareja casada. Pero sabes, mi reputación como atleta es que soy extremadamente decidido, y que trabajaré duro. ¿Cómo podría hacer eso en mi vida profesional si no era así en mi vida personal, cuando eso afecta a mis hijas? No tendría ningún sentido”, añadió.

Bryant y su esposa habrían asistido regularmente a una parroquia de Orange County, California.

Además, el basquetbolista había conectado su fe católica con un compromiso familiar de ayudar a los pobres, a través de la Fundación Familiar Kobe & Vanessa Bryant. La fundación ayudó a financiar refugios para jóvenes sin techo, así como otros proyectos dirigidos a servir a los más pobres.

“Tienes que hacer algo que tenga un poco más de peso, un poco más de significado, un poco más de propósito”, dijo en 2012, de acuerdo a Los Angeles Times.

La falta de hogar, dijo, “es algo que se deja de lado porque es fácil culpar a quienes no tienen hogar y decir ‘bien, tú tomaste esa mala decisión. Esto es donde estás. Es tu culpa’”.

“En la vida todos cometemos errores y dar un paso atrás y permitir que alguien viva de esa forma y de alguna manera lavarte las manos… eso no es correcto”, señaló.

Los arreglos para el funeral de Bryant aún no han sido anunciados.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.