Nuestra dignidad dada por Dios debe configurar nuestras leyes

Arzobispo Aquila

Varias noticias recientes nos han presentado historias de inmigrantes y refugiados cuya dignidad impartida por Dios se está menospreciando o está subyugada a un sistema de leyes que fallan al no tomar en cuenta esa dignidad.

Estoy seguro de que muchos de ustedes, al igual que yo, sintieron mucha tristeza al ver las imágenes de Óscar Martínez y su hija, Angie Valeria, de casi dos años, ahogados en las aguas del Río Grande. Y estos inmigrantes salvadoreños son solo dos de los miles de inmigrantes que están huyendo de la violencia, del crimen, de los gobiernos fallidos y de la pobreza abrumadora en su tierra natal.

Como católicos, debemos exhortar a nuestros líderes electos a tratar a estas personas de una manera que respete su dignidad dada por Dios. Cuando Jesús describe el juicio de las naciones, él mismo se identifica con extranjeros como estos, que están necesitados: “era forastero y me acogieron, estaba desnudo y me vistieron” (Mt 25,35-36).

La pregunta que todos debemos afrontar es esta: “¿Cómo acojo al extranjero necesitado con el que me encuentro?” Y debido a que la cuestión de inmigración es también una cuestión legal: “¿Cómo estoy exhortando a mis representantes políticos a aprobar reformas que aborden la crisis migratoria y que a la vez respeten la dignidad de cada persona y las necesidades legítimas de nuestro país de proteger sus fronteras?”

La mayoría de nosotros (que vivimos en este país) venimos de familias inmigrantes. Nuestro país se ha beneficiado por muchos años de los dones y talentos de los inmigrantes, y es parte de nuestra fe tratarlos con dignidad y respeto. El hecho de que las leyes de inmigración y asilo en nuestro país no han cambiado en décadas muestra claramente cómo nuestros líderes políticos, de ambos bandos en el congreso, han fallado drásticamente en cumplir con sus responsabilidades. Este fallo en sí no solo muestra una falta de respeto a los inmigrantes y refugiados que acuden a nosotros en busca de ayuda, sino también a los ciudadanos estadounidenses que tienen que cargar con el peso de esta inacción. Sin una respuesta adecuada a esta crisis, se compromete la seguridad de nuestros conciudadanos en las regiones fronterizas y de aquellos que patrullan nuestra frontera.

No podemos ser indiferentes al sufrimiento de nuestro prójimo y de nuestros ciudadanos. Cristo nos llama a ser como el Buen Samaritano, quien se detuvo y cuidó del hombre judío que había sido golpeado por unos bandidos y dejado por muerto. En una audiencia general en octubre de 2016, el Papa Francisco nos ofreció su dirección sobre cómo responder a la difícil situación de los inmigrantes. “Queridos hermanos y hermanas, no caigamos en la trampa de encerrarnos en nosotros mismos, indiferentes a las necesidades de los hermanos y preocupados sólo de nuestros intereses”.

“Y la otra cosa es vestir a quien está desnudo: ¿qué quiere decir si no devolver la dignidad a quien la ha perdido?”, el Papa preguntó. “Es precisamente en la medida en la cual nos abrimos a los demás que la vida se vuelve fecunda, la sociedad vuelve a adquirir la paz y las personas recuperan su plena dignidad”.

Las leyes de inmigración legal de nuestro país se deben reformar de manera comprehensiva. Los políticos de ambos bandos deben quitarse el velo de sus ideologías y políticas de los ojos, así como el de la costumbre de añadir cosas a proyectos de ley que no tienen nada que ver con la ley. Hemos fallado por más de 25 años en producir leyes de inmigración que respeten la dignidad otorgada por Dios de cada ser humano. El sistema vigente es tan complejo y largo que anima a aquellos cuya seguridad o bienestar corre peligro, a ignorarlo, a veces con consecuencias trágicas. Nuestros representantes electos necesitan escucharnos decir que la dignidad de cada persona que acude a nosotros se debe respetar, porque Dios nos dio esa dignidad y no podemos arrebatársela a nadie.

Colorado fue testigo del trabajo heroico de Santa Francisca Cabrini, quien dedicó su vida a ayudar a los inmigrantes en los Estados Unidos, fundando escuelas, orfanatos y hospitales para cuidar de ellos, conforme a su dignidad dada por Dios. Que ella interceda por nosotros y por nuestros funcionarios electos, mientras intentamos responder a aquellos forasteros necesitados que han huido de sus hogares.

Foto de John Moore/Getty Images

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay