Multitudinario encuentro del Camino Neocatecumenal

Se realizo en Boulder, Colorado y asistieron unas 12 mil personas.

archden

Cerca de 800 hombres y mujeres dijeron sí al llamado de Dios al sacerdocio y a la vida consagrada, y 600 familias se ofrecieron voluntariamente para ir a misión donde quiera que los envíen. La respuesta la dieron en el encuentro del Camino Neocatecumenal realizado el pasado 11 de marzo en el Coors Event Center de Boulder.

Su respuesta entusiasta fue un testimonio de su fe profunda y la presencia del Espíritu Santo, dijo el arzobispo de Denver monseñor Samuel Aquila.

“Cuando vemos hombres jóvenes…. mujeres jóvenes… y familias que están dispuestas a entregar sus vidas [a Dios], es la acción del Espíritu Santo y solo Dios puede crear eso”, dijo el Arzobispo a los asistentes que hicieron parte de este evento.

 

Jesús dijo “sígueme”

Cerca de 12 mil personas asistieron al evento.

La llamada vocacional fue el último de los eventos de la animada asamblea que contó con la presencia de 12 mil miembros del Camino Neocatecumenal quienes llegaron de 16 estados, desde Hawái y Guam hasta Florida.

El Camino Neocatecumenal es un proceso de formación de fe aprobado por la Santa Sede y está basado en el catecumenado de la Iglesia de los primeros cristianos. Más de un millón de personas en todo el mundo pertenecen a él a través de pequeñas comunidades parroquiales.

Neocatechumenal_Way_Gathering_4AD7281-300x200El iniciador del Camino, Kiko Arguello, un laico español, dirigió el encuentro. Tuvo que vencer las molestias de la altura que le causaron al llegar a Denver para dirigir himnos espirituales y predicar apasionadamente las Buena Nueva de la salvación antes de la llamada vocacional. El arzobispo Aquila oró por las personas que respondieron a este llamado.

Neocatechumenal_Way_Gathering_4AD7300-300x200“Dios sigue llamando como en la época en que vio a un hombre llamado Leví y le dijo: “Sígueme” y él se convirtió en Mateo, uno de los apóstoles”, dijo Argüello en diálogo con Denver Catholic en Español al finalizar el evento.

Al preguntarle sobre el nivel de perseverancia de las personas que se ponen de pie ante el llamado vocacional, el iniciador del Camino Neocatecumenal respondió: “No es que se levanten cien y luego vayan tres al seminario. Los chicos se levantan porque tienen detrás una comunidad cristiana”. En cuanto al llamado vocacional aclaró que “no es un momento sentimental. Saben que si se levantan toda la comunidad se va a enterar y esto les cambia su vida. Por eso casi todos terminan en el seminario o en la vida consagrada”.

 

Familia misionera

Mark y Naomi Fritz, miembros del Camino de la parroquia Queen of Peace en Aurora y sus seis hijos estuvieron entre los que se ofrecieron para ir en misión a zonas descristianizadas en el mundo para ser una señal de la vida familiar cristiana.

“Me siento llamado a dar mi vida para lo que sea que Dios quiera”, dijo Mark, quien tiene 38 años y trabaja como jefe de la unidad de redacción de una firma de abogados. Mark confiesa que seguir su propia voluntad “nunca me condujo a ningún lado. Me dejó como un padre soltero criando a un hijo solo, infeliz y enojado”.

“En cambio veo en mi historia que cuando sigo el llamado de Dios puedo ser feliz” aseguró.

“Ahora estoy casado, con seis hijos y un séptimo en camino. Siempre pensé que esta sería la peor situación en la que puede vivir alguien, pero ahora estoy feliz”.

Naomi, una ama de casa de 39 años, dijo que cuando conoció a una familia del Camino en una misión en su tierra natal, Japón -donde los cristianos representan solo el dos por ciento de la población-, fue creciendo la semilla de su propio llamado. Su testimonio la inspiró a regresar a la fe, la cual había dejado mientras estuvo en la universidad.

“Dios me enseñó [por medio de ellos] que la Familia de Nazaret existe”, dijo Naomi, entre lágrimas de alegría. “Estoy muy agradecida”.

 

Itinerario de fe

Neocatechumenal_Way_Gathering_4AD7686Nacido en los barrios marginales de Madrid en 1964 como fruto del Concilio Vaticano II, el Camino Neocatecumenal busca llevar a las personas a madurar en su fe cristiana. El proceso, que lleva varios años, es conocido por transformar vidas, renovar matrimonios y estimular vocaciones.

El Camino, de acuerdo con la agencia de información Rome Reports, es el grupo católico que ha ayudado a abrir más seminarios en los últimos años. Unos 2.400 seminaristas -todos de comunidades del Camino- están en formación en 120 seminarios Redemptoris Mater alrededor del mundo, incluyendo uno en Denver.

Los seminarios ofrecen una formación misionera a futuros sacerdotes diocesanos que están dispuestos a ir a cualquier parte del mundo donde su obispo los mande.

El Camino suele llevar a cabo encuentros vocacionales después de las Jornadas Mundiales de la Juventud. Pero la muerte de la co-iniciadora del camino Carmen Hernández el pasado mes de julio, impulsó al envejecido pero entusiasta Argüello a embarcarse en un viaje apostólico para incrementar las vocaciones y las familias misioneras.

El viaje misionero de Kiko comenzó el 5 de marzo en Montreal, Canadá junto con el Padre Mario Pezzi, un sacerdote italiano que le ayuda a dirigir el carisma. Luego llegaron a Baltimore antes de visitar Boulder. De ahí Arguello dijo que viajarán a Puerto Rico, República Dominicana, Nicaragua, Venezuela y México.

“Estamos viendo milagros en estos encuentros”, reconoció el iniciador del Camino. “¡Dios pasa y los muchachos se levantan!”.

Los milagros incluyen a las mujeres y las familias quienes también responden al llamado de ser agentes de la nueva evangelización.

En marzo del año pasado en el Vaticano, el Papa Francisco bendijo a 350 familias del Camino antes de enviarlas por sorteo alrededor del mundo para contribuir a la vida de la fe en sociedades secularizadas y reavivar a los cristianos tibios.

“La Iglesia puede ver un nuevo Pentecostés”, declaró Arguello. “Salen al cenáculo anunciando el Evangelio como los primeros apóstoles. Eso es exactamente lo que estamos haciendo”.

Traducido del original en ingles por Mavi Barraza

 

Próximamente: La fe católica de Kobe Bryant

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La superestrella de básquet Kobe Bryant falleció este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero al sur de California (Estados Unidos). Con 41 años, era el padre de cuatro hijas.

La hija de Kobe, Gianna Bryant, de 13 años, también habría muerto en el accidente de helicóptero, junto con otra adolescente, su padre y el piloto del vehículo. Habrían estado viajando a un juego de básquet.

Bryant es considerado uno de los más grandes jugadores de básquet de todos los tiempos. Se retiró en 2016 tras una carrera de 20 años con Los Angeles Lakers, donde ganó cinco campeonatos de la National Basketball Association (NBA), un premio del Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés), dos campeonatos de puntuación y muchos otros reconocimientos.

Más allá del básquet, Bryant era esposo y padre que en 2015 dijo que su fe católica lo ayudó a superar un periodo difícil en su vida y la de su familia.

Bryant fue criado en una familia católica, y pasó mucho tiempo de su niñez viviendo en Italia. Se casó en 2001 en una parroquia del sur de California.

En 2003, Bryant fue arrestado tras ser acusado de violar a una mujer en una habitación de hotel, en el estado de Colorado.

Bryant admitió que tuvo un encuentro sexual con la mujer, pero negó que la haya violado. Cuando la denuncia se hizo pública, Bryant perdió patrocinadores y enfrentó acusaciones criminales, que finalmente fueron retirados.

Bryant publicó una disculpa a su acusadora, con quien también llegó a un acuerdo en una denuncia civil.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensual, reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma forma en la que yo lo vi. Después de meses de revisar los hallazgos, escuchar a su abogado, e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo se siente y que ella no consintió con este encuentro”, dijo el basquetbolista en su disculpa del 2004.

En 2015, el jugador de básquet dijo a la revista GQ que luego de que el tema se resolvió, decidió dejar atrás algo de la superficialidad que él sentía que había construido en su persona pública.

“Lo que llegué a entender, saliendo de Colorado, es que yo tenía que ser yo, en lugar de dónde estaba en ese momento”.

Bryant dijo que fue un sacerdote quien lo ayudó a hacer algunos importantes descubrimientos personales durante la dura prueba.

Describiendo su temor de ser enviado a prisión por un crimen que él creía que no había cometido, Bryant dijo a GQ que “lo único que realmente me ayudó durante ese proceso –soy católico, fui criado católico, mis hijas son católicas– fue hablar con un sacerdote”.

“De hecho fue algo gracioso: él me mira y dice ‘¿lo hiciste?’. Y yo digo ‘por supuesto que no’. Entonces me pregunta ‘¿tienes un buen abogado?’. Y yo estoy como que ‘uh, sí, él es fenomenal’. Así que entonces él dijo ‘déjalo ir. Sigue adelante. Dios no te va a dar nada que no puedas manejar, y está en sus manos ahora. Esto es algo que no puedes controlar. Así que déjalo ir’. Y ese fue un punto de inflexión”, dijo Bryant.

Una decisión de 2004 de depositar una confianza más profunda en Dios no significó que la vida de la estrella de básquet estuviera después libre de dificultades, o definida por la virtud.

En 2011, Vanessa Bryant pidió el divorcio a Kobe, alegando diferencias irreconciliables. Pero Bryant dijo que decidió no rendirse en su matrimonio, y dos años después su esposa retiró su solicitud de divorcio.

“No voy a decir que nuestro matrimonio es perfecto”, dijo Bryant a GQ en 2015.

“Aún peleamos, como toda pareja casada. Pero sabes, mi reputación como atleta es que soy extremadamente decidido, y que trabajaré duro. ¿Cómo podría hacer eso en mi vida profesional si no era así en mi vida personal, cuando eso afecta a mis hijas? No tendría ningún sentido”, añadió.

Bryant y su esposa habrían asistido regularmente a una parroquia de Orange County, California.

Además, el basquetbolista había conectado su fe católica con un compromiso familiar de ayudar a los pobres, a través de la Fundación Familiar Kobe & Vanessa Bryant. La fundación ayudó a financiar refugios para jóvenes sin techo, así como otros proyectos dirigidos a servir a los más pobres.

“Tienes que hacer algo que tenga un poco más de peso, un poco más de significado, un poco más de propósito”, dijo en 2012, de acuerdo a Los Angeles Times.

La falta de hogar, dijo, “es algo que se deja de lado porque es fácil culpar a quienes no tienen hogar y decir ‘bien, tú tomaste esa mala decisión. Esto es donde estás. Es tu culpa’”.

“En la vida todos cometemos errores y dar un paso atrás y permitir que alguien viva de esa forma y de alguna manera lavarte las manos… eso no es correcto”, señaló.

Los arreglos para el funeral de Bryant aún no han sido anunciados.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.