“Mons. Romero me enseñó que vale la pena sacrificarse por el Señor”

Carmen Elena Villa

Hablamos con José López, quien conoció personalmente al arzobispo de San Salvador

A partir del 14 de octubre José López podrá decir que tiene un amigo santo. Esta amistad comenzó en la tierra hace más de 40 años. Su amigo es monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien fue arzobispo de San Salvador y murió mártir en 1980 cuando empezaba la guerra civil entre la guerrilla y el ejército de su país.

José es originario de San Nicolás de Piedras Gordas, un pueblecito ubicado en la provincia de Chalatenango en El Salvador. Vino a Denver en 1989, huyendo de la guerra civil de su país. Hoy está casado con María Romero, también salvadoreña con quien tiene tres hijos y tres nietos. Es feligrés de la parroquia Ascension en Montbello y miembro del grupo de la Preciosa Sangre de Jesús.

Inicio de una amistad

Conoció a monseñor Óscar Romero en 1977, año en el que se mudó a San Salvador, gracias a un amigo en común que tenían ambos: Monseñor López Portillo, nacido en el mismo pueblo de José y quien era párroco de la Catedral Metropolitana del Divino Salvador del Mundo, donde López comenzó a trabajar en la limpieza y arreglos del templo. Así comenzó su amistad con el futuro santo a quien recuerda como “una persona abierta, humilde, fuerte en espiritualidad, su relación era con la gente más pobre”.

“Cuando yo tenía 18 años Monseñor me preguntó si quería ser sacerdote y yo le dije que no sentía el llamado”, recuerda López en diálogo con El Pueblo Católico. “Él me dijo: ‘Está bien que seas sincero, estudia lo que puedas, pero no te olvides de los principios que tus padres te recalcaron dentro de la religión católica’”.

El Salvador en aquel entonces enfrentaba una gran crisis sociopolítica. Estaba gobernado por militares y no había espacio para la democracia. Había un gran temor de parte del gobierno a que el país recibiera influencia de la Revolución Cubana.  La mayoría de sus habitantes vivían en situación de pobreza, sin voz en la política. La riqueza se concentraba en unas cuantas familias de terratenientes y empresarios. La clase media era muy reducida y por ello desde los años 30 surgieron varios grupos de rebeldes que se oponían a ese sistema.

José recuerda cómo el Arzobispo “salía desde su carrito muy humilde para ir a las misiones”, donde “había muchos indigentes y él no hacía separación de clase social. Era muy abierto y los abrazaba. Ya se imaginará el olor y la suciedad y él les decía: ‘¡bienvenidos pasen!’. Llegaba con cuatro o cinco seminaristas para que pudieran asistirle en la Eucaristía” y confiesa que cuando participaba en sus misas “se me rodaban las lágrimas”.

“Era un defensor del pueblo. Muchos lo criticaban. Algunos dirigentes del gobierno decían que era un guerrillero, pero no sabían por qué defendía tanto a la gente humilde y desposeída, a los más perseguidos. Lastimosamente el conflicto de El Salvador era entre ejército y guerrilla. En esa época quien cometía más asesinatos y persecuciones era el ejército”, dice López. Y cuenta cómo el gobierno “se sentía ofendido” cuando Monseñor denunciaba las arbitrariedades del ejército con su pueblo. Frente a esas críticas, Monseñor respondía: “No me consideren juez o enemigo. Soy simplemente el pastor, el hermano, el amigo de este pueblo”, dijo en una homilía el 6 de enero de 1980.

José recuerda que una vez acompañó a Monseñor Romero a una de las faldas del volcán San Salvador: “Las viviendas eran de cartón, de láminas corroídas. La gente no tenía ni para comerse una tortilla con sal. Él iba con ellos. Les infundía un gran ánimo. Era un pueblo tan devoto que muchas personas se querían arrodillar en frente suyo, pero él no se los permitía”.

Y recuerda cómo el pueblo salvadoreño “esperaba con ansiedad las misas de Monseñor Romero. Sentían que él confortaba a su pueblo, ya que ellos no tenían apoyo de nadie”. Sin embargo, “había domingos que no podía celebrar porque muchos venían huyendo de la violencia del campo y su único refugio era ir a la catedral. Entonces él se iba a celebrar a la iglesia del Rosario que está a unas tres cuadras. A veces pasaban hasta tres meses en esa situación. Cuando los campesinos iban allí, el ejército sitiaba toda la catedral”.

Monseñor Romero sabía que iban a asesinarlo. Por ello una vez dijo a sus fieles en una homilía el 17 de diciembre de 1978: “Mi voz desaparecerá, pero mi palabra, que es Cristo, quedará en los corazones que lo hayan querido acoger”. López estudiaba la preparatoria de noche para poder trabajar en el día. Y fue en las aulas de clase cuando recibió la noticia del asesinato de monseñor Romero aquel lunes 24 de marzo de 1980. “Quise ir a ver su cadáver inmediatamente pero no pude porque había muchas restricciones. Lo vi cuando fue su misa de cuerpo presente”, recuerda con dolor. El futuro santo pasó de ser su amigo terrenal a su intercesor en el cielo. Cuando le preguntamos cómo el Arzobispo le marcó su vida de fe, López, tras un suspiro nos respondió: “No tengo palabras para describirlo. Él me enseñó que sí vale la pena sacrificar lo que sea por defender el Evangelio de Nuestro Señor”.

¿Quién fue monseñor Óscar Romero?

Monseñor Óscar Romero nació en Ciudad Barrios, San Salvador el 15 de agosto de 1917. Viajó a Roma en 1937 para completar su formación sacerdotal y fue ordenado allí en 1942. Al año siguiente regresó a su país para ejercer su ministerio. Fue nombrado obispo auxiliar de San Salvador en 1970 y arzobispo en 1977. Fue un gran crítico de la estructura del gobierno de su país por alimentar la violencia y el conflicto con la guerrilla. Tras la muerte de varios sacerdotes defensores de los derechos humanos, Romero dijo en su homilía dominical el 23 de marzo: “En nombre de Dios y de este pueblo sufrido les pido, les ruego, en nombre de Dios, ¡cese la represión!”. Muchos consideraron estas palabras como su sentencia de muerte. El Arzobispo fue asesinado al día siguiente mientras celebraba misa en la capilla del Hospital de la Divina Providencia. Fue beatificado en el año 2015 y será canonizado el próximo 14 de octubre en Roma.

La Arquidiócesis de Denver celebrará la canonización de Monseñor Óscar Romero con una Santa Misa el domingo 14 de octubre a las 3 p.m. en la parroquia Queen of Peace de Aurora. La Eucaristía será presidida por el obispo auxiliar de Denver Monseñor Jorge Rodríguez.

Próximamente: La fe católica de Kobe Bryant

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La superestrella de básquet Kobe Bryant falleció este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero al sur de California (Estados Unidos). Con 41 años, era el padre de cuatro hijas.

La hija de Kobe, Gianna Bryant, de 13 años, también habría muerto en el accidente de helicóptero, junto con otra adolescente, su padre y el piloto del vehículo. Habrían estado viajando a un juego de básquet.

Bryant es considerado uno de los más grandes jugadores de básquet de todos los tiempos. Se retiró en 2016 tras una carrera de 20 años con Los Angeles Lakers, donde ganó cinco campeonatos de la National Basketball Association (NBA), un premio del Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés), dos campeonatos de puntuación y muchos otros reconocimientos.

Más allá del básquet, Bryant era esposo y padre que en 2015 dijo que su fe católica lo ayudó a superar un periodo difícil en su vida y la de su familia.

Bryant fue criado en una familia católica, y pasó mucho tiempo de su niñez viviendo en Italia. Se casó en 2001 en una parroquia del sur de California.

En 2003, Bryant fue arrestado tras ser acusado de violar a una mujer en una habitación de hotel, en el estado de Colorado.

Bryant admitió que tuvo un encuentro sexual con la mujer, pero negó que la haya violado. Cuando la denuncia se hizo pública, Bryant perdió patrocinadores y enfrentó acusaciones criminales, que finalmente fueron retirados.

Bryant publicó una disculpa a su acusadora, con quien también llegó a un acuerdo en una denuncia civil.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensual, reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma forma en la que yo lo vi. Después de meses de revisar los hallazgos, escuchar a su abogado, e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo se siente y que ella no consintió con este encuentro”, dijo el basquetbolista en su disculpa del 2004.

En 2015, el jugador de básquet dijo a la revista GQ que luego de que el tema se resolvió, decidió dejar atrás algo de la superficialidad que él sentía que había construido en su persona pública.

“Lo que llegué a entender, saliendo de Colorado, es que yo tenía que ser yo, en lugar de dónde estaba en ese momento”.

Bryant dijo que fue un sacerdote quien lo ayudó a hacer algunos importantes descubrimientos personales durante la dura prueba.

Describiendo su temor de ser enviado a prisión por un crimen que él creía que no había cometido, Bryant dijo a GQ que “lo único que realmente me ayudó durante ese proceso –soy católico, fui criado católico, mis hijas son católicas– fue hablar con un sacerdote”.

“De hecho fue algo gracioso: él me mira y dice ‘¿lo hiciste?’. Y yo digo ‘por supuesto que no’. Entonces me pregunta ‘¿tienes un buen abogado?’. Y yo estoy como que ‘uh, sí, él es fenomenal’. Así que entonces él dijo ‘déjalo ir. Sigue adelante. Dios no te va a dar nada que no puedas manejar, y está en sus manos ahora. Esto es algo que no puedes controlar. Así que déjalo ir’. Y ese fue un punto de inflexión”, dijo Bryant.

Una decisión de 2004 de depositar una confianza más profunda en Dios no significó que la vida de la estrella de básquet estuviera después libre de dificultades, o definida por la virtud.

En 2011, Vanessa Bryant pidió el divorcio a Kobe, alegando diferencias irreconciliables. Pero Bryant dijo que decidió no rendirse en su matrimonio, y dos años después su esposa retiró su solicitud de divorcio.

“No voy a decir que nuestro matrimonio es perfecto”, dijo Bryant a GQ en 2015.

“Aún peleamos, como toda pareja casada. Pero sabes, mi reputación como atleta es que soy extremadamente decidido, y que trabajaré duro. ¿Cómo podría hacer eso en mi vida profesional si no era así en mi vida personal, cuando eso afecta a mis hijas? No tendría ningún sentido”, añadió.

Bryant y su esposa habrían asistido regularmente a una parroquia de Orange County, California.

Además, el basquetbolista había conectado su fe católica con un compromiso familiar de ayudar a los pobres, a través de la Fundación Familiar Kobe & Vanessa Bryant. La fundación ayudó a financiar refugios para jóvenes sin techo, así como otros proyectos dirigidos a servir a los más pobres.

“Tienes que hacer algo que tenga un poco más de peso, un poco más de significado, un poco más de propósito”, dijo en 2012, de acuerdo a Los Angeles Times.

La falta de hogar, dijo, “es algo que se deja de lado porque es fácil culpar a quienes no tienen hogar y decir ‘bien, tú tomaste esa mala decisión. Esto es donde estás. Es tu culpa’”.

“En la vida todos cometemos errores y dar un paso atrás y permitir que alguien viva de esa forma y de alguna manera lavarte las manos… eso no es correcto”, señaló.

Los arreglos para el funeral de Bryant aún no han sido anunciados.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.