MITOS Y VERDADES: Los católicos no son cristianos

Equipo de Denver Catholic

Este artículo es parte de una serie de artículos publicado en la última edición de la nueva revisa de “El Pueblo Católico”. Para suscribirte y recibir la revista GRATIS, HAZ CLIC AQUÍ.

MITO

Los primeros cristianos no eran “católicos” sino “cristianos”, por lo que la Iglesia Católica no es la misma que la Iglesia fundada por Cristo, y los católicos no son verdaderamente cristianos.

VERDAD

Es cierto que la Biblia nunca llama a la Iglesia “Iglesia Católica” o “Iglesia de Cristo”, sino simplemente “Iglesia”.

Pero ambos términos “cristiano” y “católico” tienen un origen muy temprano. Hechos dice que los discípulos fueron llamados “cristianos” por primera vez en Antioquía (Hch 11,26). El término “católico” no se encuentra en la Biblia, pero no por eso es ilícito, como veremos, pues describe la misión encomendada a la Iglesia y lo que es.

El término “católico” fue usado a finales del siglo I por el obispo san Ignacio de Antioquía:

“Allí donde aparezca el obispo, allí debe estar el pueblo; tal como allí donde está Jesús, allí está la Iglesia Católica” (Carta a los Esmirneanos, 8).

“Católico” significa “universal” en griego, y san Ignacio usa esta palabra sin explicación, dando por hecho que se le entenderá.

Pero ¿por qué los primeros cristianos comenzaron a referirse a la Iglesia fundada por Cristo como la Iglesia “universal” o “católica”? Para Ignacio, “católica” significa que la Iglesia no está destinada a ser una simple serie de iglesias aisladas o una iglesia regional, sino que está destinada para todos los pueblos, para todas las naciones del mundo. Eso es lo que Jesús les encomendó:

“Vayan, pues, a hacer discípulos de todas las naciones” (Mt 28,19).

Así que el título “Iglesia Católica” o “universal” no significa que esta es otra iglesia distinta a aquella fundada por Cristo, sino que simplemente explica su misión y pone de relieve que verdaderamente es para todo el mundo. Los católicos sí son cristianos, siempre lo han sido.

MITOS Y VERDADES: “Los católicos no creen en la biblia”

Próximamente: ¿Cuáles son los requisitos para ser padrino o madrina de bautismo?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

En respuesta a la pregunta de nuestra lectora Amparo S.

El Catecismo de la Iglesia Católica explica que el papel del padrino o de la madrina es ayudar a que la gracia bautismal pueda desarrollarse en el bautizado, actuando como colaboradores de sus padres o de quienes ocupan su lugar.

Por eso los padrinos deben ser “creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado, niño o adulto, en su camino de la vida cristiana” (CIC 1255).

Este es un papel muy importante, ya que todos los miembros de la Iglesia de alguna manera tienen la responsabilidad de desarrollar y guardar la gracia recibida en el bautismo y ayudar a otros a hacer lo mismo.

¿Por qué la Iglesia pone tantas restricciones para poder ser padrino de bautizo?

Es entonces deber del padrino asistir a los padres en la iniciación cristiana del que será bautizado y “procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo”.

Cabe resaltar que se puede tener un solo padrino o madrina. No es necesario tener dos, pero sí es posible, mientras sea un hombre y una mujer.

La Iglesia ha impuesto requisitos para que los padres puedan elegir a las personas correctas para esta misión tan importante.

El padrino o la madrina:

1. Deberá haber sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres, o por quienes ocupan su lugar; o, si faltan estos, por el párroco o ministro.

2. Deberá tener la capacidad para esta misión e intención de desempeñarla.

3. Deberá tener al menos 16 años. (El obispo puede establecer otra edad en su diócesis o el mismo párroco o ministro -por justa causa- puede considerar una excepción.)

4. Deberá ser católico, estar confirmado, haber recibido la Primera Comunión, y llevar una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir.

5. No puede estar afectado por una pena canónica declarada o impuesta legítimamente.

6. No puede ser el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

(Código de Derecho Canónico núm. 872-874)