La alegría de dar una mano a los que lo necesitan

Escritor Invitado

Michael Sinnett es Vicepresidente de Refugios en Catholic Charities de la arquidiócesis de Denver.

En una reciente misión médica a la ciudad de Ayaviri, en lo alto de las montañas de los Andes en el sur de Perú, conocí a un hombre cuyos codos se habían congelado en un ángulo de 45 grados durante 20 años. Él no podía vestirse solo. Después de un examen, uno de los doctores le puso una inyección al hombre en los codos. En cuestión de minutos, tenía un rango de movimiento. El empezó a llorar. Y estaba emocionado de ir a casa para darle un abrazo a su esposa.

Mi trabajo era como voluntario. No tengo antecedentes médicos, por lo que registraba a los pacientes para obtener su estatura y peso, y luego tomar su temperatura. Luego serían llevados a una tabla de clasificación para determinar su dolencia y la prioridad de su cuidado. Las edades de los pacientes oscilaron entre los seis meses y los 93 años. La pobreza es increíble, pero la cultura de la fe es profunda allí. Intentas ver el rostro de Jesús en las personas que necesitan ayuda y amor en ellos. Había una niña que tenía un tumor en la mejilla. Y un hombre mayor con una grave infección del ojo. Los doctores pudieron ayudarlos.

Durante más de 10 años, Ken y Dede Chism han coordinado Misiones Médicas a Perú, junto con Caritas, el equivalente de Caridades Católicas en Ayaviri. Hace años, su hija Abby y mi hijo Justin (que están casados) comenzaron a ayudar con la coordinación de la misión. Hace tres años, mi esposa fue. Ahora era mi turno de ir. No es barato, alrededor de una inversión de $ 3,000 por persona. Unos 70 proveedores de atención médica y voluntarios viajaron el viaje del 12 al 20 de octubre. Había gente de Florida, Texas y California, y de Colombia. Nuestro grupo voló de Denver a Miami, de Lima a Cusco, donde recorrimos la Catedral de Cusco, que se construyó a partir de mediados del siglo XVI y se terminó a mediados del siglo XVI.

Luego tomamos un viaje en autobús de cinco horas a Ayaviri en un camino de grava. No son unas vacaciones. Los proveedores médicos están dejando los hospitales y sus prácticas para estar en Perú. El grupo incluyó doctores de la vista, fisioterapeutas, pediatras, obstetras / ginecólogos y diez dentistas. Proporcionaríamos medicamentos farmacéuticos y vitaminas, suministros médicos y servicios continuos. Todo fue pagado a través de donaciones recaudadas por el equipo de la misión. Más de 1,400 personas fueron atendidas en un área muy remota donde no se puede acceder fácilmente al cuidado, y mucho menos a un costo asequible. Antes de que llegáramos, Caritas organizó publicidad por radio y folletos para anunciar que la misión médica estaba llegando. Para el control de multitudes, emitieron boletos. La gente del pueblo sabe que vamos a ir y preparan su ciudad recogiendo la basura y barriendo las carreteras para darnos la bienvenida. Su gratitud es profunda en esta cultura que tiene tantas carencias. Un paciente lo categorizó de esta manera:

“Los amamos y los esperaremos porque cuidan nuestros cuerpos y nuestras almas”. Un paciente apareció en la parte de atrás de un carrito. Justin, un capitán del Departamento de Bomberos de Littleton, salió, la recogió y la llevó directamente a la inscripción y la terapia física. Es una experiencia increíble. Nos alojamos en un seminario en Ayaviri, donde reside su obispo, monseñor Kay Schmalhausen. Celebró misa cada mañana y escuchó confesiones. Estuvo muy presente en la misión y sirvió como traductor. La mayoría de las personas habla español, pero las personas andinas mayores todavía hablan su dialecto nativo, el quechua. Los niños son hermosos. Y todas las damas tienen sombreros, ninguno de ellos duplicado. Las mamás usan mantas como mochilas, hacen un burrito de los bebés y se lo atan a sí mismas. Después de cuatro días en la clínica, hicimos algunas visitas domiciliarias el último día y también llevamos arroz y macarrones. Las casas son muy sencillas, hechas de barro y concreto, con techos galvanizados. En una casa en la que entré, la esposa había estado en cama durante 10 años.

En conclusión, lo que me lleve conmigo de esta misión es que no importa dónde te encuentres, hay personas pobres que tienen necesidades. Ya sea en Perú o en el centro de Denver, la gente necesita ayuda, no un folleto.

Traducido del original en inglés por Mavi Barraza. 

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay