Fe: El antídoto para la desesperación

Arzobispo Aquila

“Las aguas han subido y las tormentas severas están sobre nosotros”, predicó una vez San Juan Crisóstomo, “pero no tengamos miedo de ahogarnos pues estamos firmes y sobre roca.  Deja que el mar se enfurezca, pues no puede romper la roca. Deja que las olas suban, porque estas no pueden hundir la barca de Jesús”. Muchos de nosotros necesitamos escuchar estas palabras en tiempos de prueba, cuando nos sentimos destrozados por los pecados cometidos contra niños y adolescentes inocentes y nos confrontamos con la tentación de la desesperación.

En la página web denominada “Promesa”, en mi más reciente columna y en muchos otros escritos me he centrado en lo que la Iglesia en el norte de Colorado sigue haciendo para prevenir el abuso de menores en la arquidiócesis. Ese trabajo es esencial y debe continuar llevándose a cabo con una vigilancia constante. Pero hay otro esfuerzo que es importante que la Iglesia tenga en cuenta en estos tiempos turbulentos. Debemos recordar y vivir la verdad de que “la barca de Jesús” no puede hundirse, incluso cuando pareciera que está en peligro.

Ciertamente, la fiesta de la Exaltación de la Cruz, la cual celebramos el 14 de septiembre, Yo diría: nos enseña cómo sobrellevar las dificultades con fe. Mientras Él enfrentó la prospectiva de su muerte en el huerto de Getsemaní, Jesús dijo: “Padre, si quieres aparta de mí esta copa. Pero que no se haga mi voluntad sino la tuya”. (Lc. 22, 42). Y sabemos que pocos minutos después, Jesús, confiando en el Padre, se permitió a sí mismo ser traicionado por Judas y ser eventualmente crucificado. La naturaleza humana tiende a retroceder ante el sufrimiento, pero iluminada por la gracia de Dios, puede fortalecer y hacer más profunda nuestra fe cuando se elige este camino por amor.

También pienso en el momento en que Jesús les dijo a los discípulos que cruzaran el lago y fueron vencidos por una tormenta que hizo que las olas fueran tan altas que llenaron la barca de agua, poniendo en peligro a todos los que estaban a la deriva. Los discípulos, “acercándose le despertaron. ‘Maestro, Mestro ¡nos hundimos!’. Él, habiéndose despertado increpó al viento y al oleaje que amainaron y sobrevino la bonanza. Entonces Él les dijo: ´¿Dónde está vuestra fe?´. (Lc. 8, 24 – 25).

En tiempos como este Jesús nos llama a pedir el don de una fe más profunda, a no desesperarnos. Esta no es una enseñanza fácil de Cristo, pero es esencial. Durante la tormenta, Jesús no invoca la fortaleza de la construcción de la barca o la cercanía de la orilla para mantener seguros a sus discípulos. No. Él les señala la fe, su poder salvador en lugar mostrarles un lugar donde puedan encontrar su seguridad. De manera similar, nuestra fe es verdadera, no por la fortaleza de las instituciones, los miembros de la jerarquía, los sacerdotes o laicos. Nuestra fe es en Jesucristo y en el poder salvador de su cruz. ¡Él es la piedra angular!

Y reflexionando en la cruz, San Andrés de Creta comenzó diciendo: “Quien posee la cruz posee un tesoro. Y al decir tesoro, quiero significar el más excelente de todos los bienes, en el cual, por el cual y para el cual culmina nuestra salvación y se nos restituye a nuestro estado de justicia original”.

La Iglesia está pasando por un período de intensa purificación y durante estos tiempos difíciles es importante que pongamos nuestra esperanza en el lugar correcto. En Jesucristo y en su eterno sacrificio por nosotros. “La cruz”, en palabras de San Andrés de Creta “Preciosa, porque la cruz significa a la vez el sufrimiento y el trofeo del mismo Dios: el sufrimiento, porque en ella sufrió una muerte voluntaria; y el trofeo, porque en ella quedó herido de muerte el demonio y, con él, fue vencida la muerte. En la cruz fueron demolidas las puertas de la región de los muertos, y la cruz se convirtió en sal­vación universal para todo el mundo”.

Solo Jesús puede curar las heridas de las personas sexualmente abusadas. Solo Jesús puede llevar a la Iglesia a lo que debe ser y solo Jesús puede hacer que, tanto los clérigos como los laicos sean santos. Para recibir el don de su amor, misericordia y sanación, debemos poner nuestra completa confianza en Él, en su poder y autoridad como Dios. El desea solo nuestro bien; Él es nuestro Señor y Dios, nuestro Salvador y nuestro amigo. Que el Espíritu Santo nos conceda a cada uno de nosotros una mayor fe en estos tiempos. Una fe que reconozca la roca en la que estamos de pie ¡Jesucristo! ¡Amén!

 

Próximamente: La fe católica de Kobe Bryant

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

La superestrella de básquet Kobe Bryant falleció este domingo 26 de enero en un accidente de helicóptero al sur de California (Estados Unidos). Con 41 años, era el padre de cuatro hijas.

La hija de Kobe, Gianna Bryant, de 13 años, también habría muerto en el accidente de helicóptero, junto con otra adolescente, su padre y el piloto del vehículo. Habrían estado viajando a un juego de básquet.

Bryant es considerado uno de los más grandes jugadores de básquet de todos los tiempos. Se retiró en 2016 tras una carrera de 20 años con Los Angeles Lakers, donde ganó cinco campeonatos de la National Basketball Association (NBA), un premio del Jugador Más Valioso (MVP, por sus siglas en inglés), dos campeonatos de puntuación y muchos otros reconocimientos.

Más allá del básquet, Bryant era esposo y padre que en 2015 dijo que su fe católica lo ayudó a superar un periodo difícil en su vida y la de su familia.

Bryant fue criado en una familia católica, y pasó mucho tiempo de su niñez viviendo en Italia. Se casó en 2001 en una parroquia del sur de California.

En 2003, Bryant fue arrestado tras ser acusado de violar a una mujer en una habitación de hotel, en el estado de Colorado.

Bryant admitió que tuvo un encuentro sexual con la mujer, pero negó que la haya violado. Cuando la denuncia se hizo pública, Bryant perdió patrocinadores y enfrentó acusaciones criminales, que finalmente fueron retirados.

Bryant publicó una disculpa a su acusadora, con quien también llegó a un acuerdo en una denuncia civil.

“Aunque verdaderamente creo que este encuentro entre nosotros fue consensual, reconozco que ella no vio y no ve este incidente de la misma forma en la que yo lo vi. Después de meses de revisar los hallazgos, escuchar a su abogado, e incluso su testimonio en persona, ahora entiendo cómo se siente y que ella no consintió con este encuentro”, dijo el basquetbolista en su disculpa del 2004.

En 2015, el jugador de básquet dijo a la revista GQ que luego de que el tema se resolvió, decidió dejar atrás algo de la superficialidad que él sentía que había construido en su persona pública.

“Lo que llegué a entender, saliendo de Colorado, es que yo tenía que ser yo, en lugar de dónde estaba en ese momento”.

Bryant dijo que fue un sacerdote quien lo ayudó a hacer algunos importantes descubrimientos personales durante la dura prueba.

Describiendo su temor de ser enviado a prisión por un crimen que él creía que no había cometido, Bryant dijo a GQ que “lo único que realmente me ayudó durante ese proceso –soy católico, fui criado católico, mis hijas son católicas– fue hablar con un sacerdote”.

“De hecho fue algo gracioso: él me mira y dice ‘¿lo hiciste?’. Y yo digo ‘por supuesto que no’. Entonces me pregunta ‘¿tienes un buen abogado?’. Y yo estoy como que ‘uh, sí, él es fenomenal’. Así que entonces él dijo ‘déjalo ir. Sigue adelante. Dios no te va a dar nada que no puedas manejar, y está en sus manos ahora. Esto es algo que no puedes controlar. Así que déjalo ir’. Y ese fue un punto de inflexión”, dijo Bryant.

Una decisión de 2004 de depositar una confianza más profunda en Dios no significó que la vida de la estrella de básquet estuviera después libre de dificultades, o definida por la virtud.

En 2011, Vanessa Bryant pidió el divorcio a Kobe, alegando diferencias irreconciliables. Pero Bryant dijo que decidió no rendirse en su matrimonio, y dos años después su esposa retiró su solicitud de divorcio.

“No voy a decir que nuestro matrimonio es perfecto”, dijo Bryant a GQ en 2015.

“Aún peleamos, como toda pareja casada. Pero sabes, mi reputación como atleta es que soy extremadamente decidido, y que trabajaré duro. ¿Cómo podría hacer eso en mi vida profesional si no era así en mi vida personal, cuando eso afecta a mis hijas? No tendría ningún sentido”, añadió.

Bryant y su esposa habrían asistido regularmente a una parroquia de Orange County, California.

Además, el basquetbolista había conectado su fe católica con un compromiso familiar de ayudar a los pobres, a través de la Fundación Familiar Kobe & Vanessa Bryant. La fundación ayudó a financiar refugios para jóvenes sin techo, así como otros proyectos dirigidos a servir a los más pobres.

“Tienes que hacer algo que tenga un poco más de peso, un poco más de significado, un poco más de propósito”, dijo en 2012, de acuerdo a Los Angeles Times.

La falta de hogar, dijo, “es algo que se deja de lado porque es fácil culpar a quienes no tienen hogar y decir ‘bien, tú tomaste esa mala decisión. Esto es donde estás. Es tu culpa’”.

“En la vida todos cometemos errores y dar un paso atrás y permitir que alguien viva de esa forma y de alguna manera lavarte las manos… eso no es correcto”, señaló.

Los arreglos para el funeral de Bryant aún no han sido anunciados.

Traducido y adaptado por David Ramos. Publicado originalmente en CNA.