Era una exitosa estrella de baloncesto, pero prefirió convertirse en monja enclaustrada

Equipo de Denver Catholic

Por, Makena Clawson.

Shelly Pennefather, llevó a al equipo femenil de baloncesto de la preparatoria Bishop Machebeuf a la victoria en cada partido en el que jugaba.  Sus compañeros y amigos no se sorprendieron al enterarse de que ella jugaría en el equipo universitario para Villanova y luego profesionalmente en Japón.  Tampoco fue sorprendente enterarse de la vocación religiosa de Shelly, lo sorprendente fue la orden que eligió.

En 1991, Shelly condujo a Alexandria, Virginia, donde ingresó al Monasterio de las Clarisas.  Ahí se convirtió en una monja enclaustrada y comenzó una vida radical que incluía salir descalza como penitencia y pobreza, y rezar todas las horas del Oficio Divino, incluyendo en horas de la madrugada.  Esto también significaba que no vería a su familia durante 25 años hasta después de su profesión, excepto dos veces al año detrás de una pantalla transparente donde no podía tener contacto físico con ellos.

“Me sorprendió que eligiera una orden de claustro… No me sorprendió en lo absoluto que eligiera una vocación”, dijo Annie McBournie, compañera de clase y amiga de Pennefather.

La historia de Shelly apareció recientemente en la cadena ESPN, donde se relató cómo Pennefather dejó de ser la jugadora de baloncesto femenina mejor pagada del mundo en 1991, para vivir una vida al servicio del Señor, como una Clarisa pobre.  Pennefather tomó el nombre de hermana Rose Marie de la Reina de los Ángeles. 

El pasado mes de junio, la hermana Rose Marie celebró su 25 aniversario de profesión solemne, un momento muy esperado en el que pudo saludar a su familia fuera de la pantalla, algo que no volverá a suceder dentro de otros 25 años.

Compañeros del equipo de Villanova, amigos, compañeros de clase y familiares se hicieron presentes.  Finalmente pudo abrazar a su madre de 78 años, probablemente por última vez.

Su amiga McBournie no pudo asistir, pero dijo que visitará a la hermana Rose Marie este otoño.  Ambas se han mantenido al día a través de cartas, por lo que tiene permitido visitarla en el monasterio.

Pennefather asistió a la escuela preparatoria Bishop Machebeuf en Denver de 1980 a 1983, antes de transferirse su último año debido al trabajo militar de su padre. Ella dejó la escuela con un récord de 70-0, mientras jugó baloncesto. “Durante toda su carrera de preparatoria, nunca perdió un partido” dijo McBournie.

Shelly Pennefather, en esta foto de los archivos de la Arquidiócesis de Denver. (Cortesía: James Baca)

McBournie era una porrista y amiga de la hermana Rose Marie durante sus años en preparatoria, pero una amistad más profunda comenzó 10 años después de graduarse.  El hermano de Rose Marie, Dick, llamó a McBournie antes de la Jornada Mundial de la Juventud en Denver en 1993, cuando McBournie se encontraba en el área.  La hermana Rose Marie se acababa de unir a las Clarisas y ellos se habían reunido para hablar sobre un proceso de duelo que atravesaba la familia. Dick le mencionó que podían escribirle a la hermana Rose Marie tantas cartas como quisieran y que un día al año, en la Fiesta de la Epifanía, ella les respondería.

“A partir de ese momento, le he estado escribiendo todos los años”, dijo McBournie.  Ella le envía a la hermana Rose Marie actualizaciones sobre la vida, fotos de sus reuniones de secundaria y solicitudes de oraciones.

“He sido testigo de su viaje a través de estas cartas”, agregó.  Cuando el padre de la hermana Rose Marie murió, poco tiempo después de ingresar al monasterio, no pudo salir para ir al funeral.  McBournie vio lo difícil que fueron esos sacrificios para ella, especialmente en los primeros años de su vocación.  Pero ahora las cartas muestran la alegría de la hermana Rose Marie.

“En los últimos 5 a 10 años, la veo diciendo: ‘Soy muy bendecida de poder hacer esto’”, dijo McBournie, “Está muy alegre”.

Un compañero de clase de Machebeuf le pidió a McBournie la dirección de la hermana Rose Marie para divertirse un poco.  Le envió un billete de $20 con una nota que decía que podría usarlo en fumar y una botella de vino.  La hermana Rose Marie no perdió el sentido del humor en su carta anual y respondió que “compré incienso y bebí del cáliz”, contó McBournie.

Pero la carta también provocó el comienzo de una amistad.  Este compañero de clase continuó escribiéndole e incluso asistió al 25 aniversario.

La hermana Rose Marie celebró recientemente el 25 aniversario de su profesión de votos con las Clarisas. Pudo abrazar a sus amigos y familiares por primera vez en 25 años. ESPN estuvo allí para cubrir la ocasión. (Cortesía: Mary Beth Bonacci)

“Sus cartas siguen siendo muy graciosas y aún muy sarcásticas”, expresó McBournie.  También recuerda que la hermana Rose Marie era reservada y tranquila en la preparatoria, se centró más en la escuela y el baloncesto que en cualquier otra cosa.  Su padre estaba en el ejercito y la familia era muy disciplinada, pero tenían un buen sentido del humor e ingenio rápido, según su amiga.

“Su espiritualidad impregnaba su existencia desde que era joven”, expresó.

David Domínguez, estaba unos años por delante de la hermana Rose Marie en Machebeuf, pero recuerda lo disciplinada que era y el talento que tenía.  Él se denominó a sí mismo como el porrista de la hermana. “Si el puntaje era muy cerrado comenzábamos a gritar ‘¡Shelly! ¡Shelly!’”, dijo Domínguez.  “Era una de mis porras favoritas”.

Shelly Pennefather (# 15) tuvo un récord de 70-0 jugando baloncesto para la escuela Machebeuf en la década de 1980. Luego jugó para Villanova y después profesionalmente en Japón. (Cortesía: Villanova Athletics)

Domínguez hacía ejercicio en el gimnasio de la base de la Fuerza Aérea, donde la hermana Rose Marie entrenaba y jugaba baloncesto con su padre y su hermano. “Sabía que tenía habilidades increíbles… era algo mágico”, dijo.

También sabía que Shelly era diferente.

“Ella vivía por un propósito diferente a los demás”, expresó.

Pese a que ha cambiado su camiseta de baloncesto por el hábito, la devoción y personalidad de la hermana Rose Marie se han permanecido igual.

Aunque la hermana Rose Marie solo puede escribir una carta al año y rara vez puede recibir visitas, su amistad e influencia van mucho más allá de los muros del monasterio.  McBournie dijo que sus cartas anuales las han acercado más que en la escuela preparatoria.

“Espero su carta todos los años”, finalizó.

 

Traducido y adaptado del original en inglés por Rocio Madera.

Próximamente: Por primera vez el presidente de la USCCB es un mexicano inmigrante

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Los obispos de Estados Unidos reunidos en asamblea plenaria en Baltimore eligieron hoy por primera vez a un inmigrante mexicano como nuevo presidente del Episcopado.

Mons. José Gomez, Arzobispo de Los Ángeles, quien servía como vicepresidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos (USCCB, por sus siglas en inglés) fue elegido nuevo presidente del organismo para los próximos tres años.

“La elección como presidente de la Conferencia de Obispos Católicos de Estados Unidos es un honor, no solo para mí sino para la Arquidiócesis de Los Ángeles y para cada latino en el país. Prometo servir con dedicación y amor; y siempre tratar de seguir a Jesucristo y buscar cumplir su voluntad para la Iglesia aquí en Estados Unidos”, escribió Mons. Gomez en una publicación en su cuenta de Facebook.

El Prelado nacido en Monterrey (México) se ha destacado en sus años como obispo en Estados Unidos por ser un gran defensor de los inmigrantes, de manera especial de las jóvenes generaciones.

El lunes 11 de noviembre, un día antes de su elección, organizó en una iglesia en Los Ángeles un Rosario y una Misa para rezar por los beneficiarios (dreamers) del programa Acción Diferida para los Llegados en la Infancia (DACA, por su sigla en inglés), ante la audiencia de la Corte Suprema en Washington que definiría este martes el futuro de cientos de miles de jóvenes.

El Arzobispo también se ha destacado en todos sus años de servicio episcopal como un promotor de la familia y del derecho a la vida de toda persona, ante las amenazas de la ideología de género y el aborto. Desde hace varios años publica su columna semanal en ACI Prensa.

“Yo solo quería ser sacerdote”, dijo Mons. Gomez en entrevista concedida a CNA –agencia en inglés del Grupo ACI– y “de algún modo Dios quiso que hiciera lo que estoy haciendo ahora. Cuenta con su gracia para ser fiel a lo que el Señor me pide hacer ahora”.

El Arzobispo comentó también que cuenta con “la intercesión de la Virgen de Guadalupe” a quien ha confiado siempre su ministerio.

El Prelado dijo además que en el año 2016 no esperaba ser elegido vicepresidente de la USCCB, algo que lo sorprendió. “Una vez que eres elegido vicepresidente, es muy probable entonces que te elijan presidente después. Todo el proceso fue una sorpresa para mí, pero veo que Dios me pide hacer esto y rezo para que con su gracia pueda hacer un buen trabajo”, relató.

Mons. Gomez comentó que “al ser Arzobispo de Los Ángeles tengo la gran oportunidad de estar con la gente porque hay muchas personas activas en esta Iglesia, así como en la conferencia de obispos, por lo que espero tener la oportunidad de compartir con todos para estar con la gente y seguir siendo pastor, que creo es mi vocación”.

El nuevo presidente de la USCCB resaltó lo que considera esencial para la vida de todos los fieles católicos: “Todo el mundo, comenzando con el Papa y pasando por cada obispo, sacerdote y diácono, estamos llamados a luchar por la santidad, con el llamado universal a esta que nos dejó el Concilio Vaticano II”.

“El Santo Padre insiste siempre en que debemos ser discípulos misioneros, y eso significa compartir la fe con todos los demás”, agregó.

Tras resaltar la importancia de los movimientos en la Iglesia actual, el Arzobispo recordó a los prelados que han dejado huella en él en Estados Unidos.

“He tenido la bendición de trabajar junto al Arzobispo (Charles) Chaput porque fui su Obispo Auxiliar, y él ha sido un ejemplo maravilloso para mí. También he recibido la influencia de otros como el Arzobispo Joseph Fierenze, el Arzobispo Patrick Flores, y el Cardenal William Levada, quien falleció hace poco. Fue un buen amigo”.

Sobre el difícil momento por el que atraviesa la Iglesia en Estados Unidos ante los escándalos de abusos sexuales, el Arzobispo dijo que es importante estar siempre en comunión con el Papa.

“La realidad de los obispos en Estados Unidos es que somos todos fieles al Papa Francisco”, resaltó. “Creo que estamos unidos aunque hay algunas percepciones de que no lo estamos. Pero la realidad, lo que veo, es que estamos unidos en nuestro ministerio en nuestra Iglesia”, subrayó.

Sobre los lugares en los que ha servido como obispo, Mons. Gomez dijo que “San Antonio fue básicamente una comunidad de dos culturas: la hispana y la anglosajona. Ahora en Los Ángeles tenemos gente de todo el mundo y mi ministerio es distinto”.

“Una cosa en la que el Papa Francisco insiste mucho es en el respeto por las culturas de los pueblos, en las distintas formas de culto. La gente en Perú o en México o en Vietnam tiene distintas formas de hacerlo. Entonces la Iglesia en Estados Unidos está aprendiendo cómo dirigirse a las necesidad de las personas en todo el mundo”, explicó.

El Arzobispo comentó además que, como presidente del Episcopado estadounidense, espera ayudar a la Iglesia “a entender realmente las realidades culturales de la gente en Estados Unidos. Creo que es importante que estemos abiertos a eso”.

“Con los inmigrantes no hablo de asimilación sino de integración. Que ellos puedan integrarse a la vida de los Estados Unidos y a la vida de la Iglesia”.

Mons. Gomez también se refirió a la fuente de la unidad en la Iglesia para unir la diversidad de culturas. “Obviamente tengo las mismas verdades que todos tenemos, la enseñanza de Jesucristo en la Iglesia Católica”, indicó.

Biografía de Mons. José Gomez

Mons. José Gómez nació el 26 de diciembre de 1951 en Monterrey (México), hijo del Dr. José H. Gómez G. y Esperanza Velasco, ambos ya fallecidos. Tiene tres hermanas mayores y una menor.

Fue ordenado sacerdote de la Prelatura del Opus Dei el 15 de agosto de 1978, por el Cardenal Franz König, Arzobispo Emérito de Viena, en el Santuario de Torreciudad en España.

Tiene un doctorado en Sagrada Teología. Recibió su título de contabilidad y se graduó en Filosofía en 1975, en Ciudad de México. En 1978 completó sus estudios de Teología en el Campus de Roma de la Universidad de Navarra, y empezó a trabajar en su doctorado en Teología en la misma universidad pero en su sede de Pamplona (España). Recibió su doctorado en 1980.

De 1987 a 1999 vivió en la parroquia Nuestra Señora de la Gracia en San Antonio, ayudando en el trabajo pastoral de la parroquia. Durante ese tiempo, ayudó en la Diócesis de Galveston-Houston, en Katy, Texas.

Se ha destacado como líder nacional entre los sacerdotes hispanos en Estados Unidos. En 1991 fue nombrado representante regional de la Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos (ANSH); en 1995 fue elegido su presidente y de 1999 a 2001 sirvió como director ejecutivo.

La ANSH es una organización cuyo fin es fortalecer los lazos de fraternidad entre los 2.400 sacerdotes hispanos en los Estados Unidos, y comunicar la fe con efectividad entre distintas congregaciones hispanas.

Fue designado Obispo Auxiliar de Denver el 23 de enero de 2001. Recibió la ordenación episcopal el 26 de marzo de ese mismo año.

En 2003 recibió el premio anual “El Buen Pastor” de la Asociación Nacional de Sacerdotes Hispanos.

Es también un promotor entusiasta de vocaciones al sacerdocio y a la vida religiosa, y continuamente alienta los fieles católicos a testimoniar la fe en su vida cotidiana. También tuvo un importante rol en la fundación del Seminario Hispano de Santa María de Guadalupe en la ciudad de México, que fue inaugurado en agosto del 2000.

Fundado por el Cardenal Norberto Rivera Carrera, el seminario forma a seminaristas hispanos quienes luego servirán en los Estados Unidos.

Mons. Gómez también ha liderado la formación del Centro San Juan Diego para el Cuidado Pastoral y de la Familia, en Denver, un centro para la formación de líderes laicos que ofrece servicios de acogida a los inmigrantes.

También sirvió como rector de la Catedral Basílica de la Inmaculada Concepción en Denver de 2001 a 2003. Luego fue nombrado moderador de la Curia y vicario general de la Arquidiócesis de Denver, y también párroco de la Parroquia Madre de Dios, en Denver.

Fue designado Arzobispo de San Antonio el 29 de diciembre de 2004 y asumió esta sede el 15 de febrero de 2005. Ese mismo año fue nombrado por la revista Time uno de los 25 hispanos de mayor influencia en los Estados Unidos, y en 2007 salió en una lista de CNN sobre “Hispanos Notables”, en un especial en Internet por la celebración del “Mes de la Herencia Hispana”. En el 2006, Mons. Gómez presentó la idea de la Fundación de la Comunidad Católica para la Iglesia Católica Romana de la Arquidiócesis de San Antonio. A través de su visión, diligencia y fuerte apoyo, la Fundación se hizo realidad.

En 2007 tuvo un importante rol en la creación de la Asociación Católica de Líderes Latinos (C.A.L.L.), generando el encuentro entre líderes y obispos latinos. El fin de la Asociación es crear un impacto en el diálogo nacional y contribuir a la misión de la Iglesia, identificando iniciativas importantes para la construcción de una sociedad católica, y apoyándolas según las pautas dadas por los obispos.

El día 25 de Julio de 2008 fue nombrado por el Papa Benedicto XVI como consultor de la Pontificia Comisión para América Latina, cuyo fin es el de ayudar a las necesidades humanas y materiales de la Iglesia en América Latina.

El 6 de abril de 2010 fue designado Arzobispo Coadjutor de Los Ángeles, sede que asumió plenamente el 1 de marzo de 2011 en reemplazo de su predecesor, el Cardenal Roger Mahoney.

En octubre de 2017 se convirtió en el primer Prelado de origen mexicano en celebrar la llamada Misa Roja anual en la Catedral de San Mateo en Washington, ante una gran cantidad de juristas y profesionales dedicados al campo de las leyes. Se llama así por el color de la vestimenta utilizada por los celebrantes y el color del fuego, símbolo del Espíritu Santo.

Artículo publicado originalmente en aciprensa. Crédito foto: Daniel Ibáñez/ACI Prensa.