El papa Francisco y el posible cisma alemán

Arzobispo Aquila

Estando cerca de su muerte, Jesús oró para que la Iglesia fuera una, para que se unificara. Al recordar la historia y los tiempos presentes de tumulto en nuestra sociedad e Iglesia, es de vital importancia recordar que nuestra unión proviene de la relación sobreabundante del Padre, Jesús y el Espíritu Santo, y no de adoptar los valores del mundo.

Jesús dijo en Juan 17, dirigiéndose a Dios Padre: “No ruego solo por estos, sino también por aquellos que creerán en mí por medio de su palabra, para que todos sean uno”. Nosotros somos aquellos que creen en Jesús por medio de la palabra de los Apóstoles, como lo han hecho las generaciones de cristianos que nacieron antes que nosotros. La unidad de la Iglesia no es solo para nuestro propio bien, es también para el bien del mundo, para que este crea que el Padre envió a Jesús.

Los que se mantienen al tanto de noticias relacionadas a la Iglesia Católica sabrán que el papa Francisco habló sobre el peligro de un cisma en la Iglesia. Le dijo a un reportero que él reza para que un cisma no suceda, pero también reconoció que era posible. “Es una decisión que el Señor deja a la libertad humana”, dijo el Papa, añadiendo: “Oro para que no sucedan, ya que la salud espiritual de muchos estaría en riesgo”. La libertad humana ha sido la causa de cismas a través de la historia de la Iglesia, y antes de la Iglesia, entre el pueblo de Israel. Sin embargo, como sabemos por las palabras de Jesús mismo, es esencial que los creyentes se mantengan unidos.

Desafortunadamente, los desarrollos recientes en la Iglesia alemana, dirigidos por el Cardenal Marx y la mayoría de los obispos alemanes, corren el riesgo de dañar la unidad de la Iglesia universal. Estos obispos y un grupo considerable de laicos planean tener un sínodo que realice votaciones de carácter obligatorio sobre el cambio a cuestiones de doctrina, como la ordenación de mujeres, bendiciones a uniones del mismo sexo y otros temas relacionados a la sexualidad. En su carta del mes de junio dirigida a los católicos alemanes, el papa Francisco advirtió: “Cada vez que la comunidad intentó resolver sus problemas a solas, confiando y enfocándose exclusivamente en sus propias fuerzas o en sus métodos, inteligencia, voluntad o prestigio, acabó por aumentar y perpetuar los males que intentaba resolver”. Esto es debido a que, en los cismas, se encuentra la falta de no escuchar la voz de Dios y la voz auténtica del Espíritu Santo, que siempre mantienen nuestros ojos fijos en Jesucristo.

Es decepcionante que los obispos alemanes se hayan empeñado en los últimos días en avanzar con sus planes, pese a la intervención del papa Francisco y la carta del cardenal Marc Ouellet, quien aseguró que la propuesta no era “eclesiológicamente válida”.

El antídoto para esta posible herida al Cuerpo de Cristo es la búsqueda de la unión con las tres Personas de la Santísima Trinidad, que son la fuente de la unidad de la Iglesia. Aquellos que continúan amando a cada persona de la Trinidad no buscan su propio camino. Por esta razón, el Catecismo enseña:

“La Iglesia es una debido a su origen: ‘El modelo y principio supremo de este misterio es la unidad de un solo Dios Padre e Hijo en el Espíritu Santo, en la Trinidad de personas’. La Iglesia es una debido a su Fundador: ‘Pues el mismo Hijo encarnado […] por su cruz reconcilió a todos los hombres con Dios […] restituyendo la unidad de todos en un solo pueblo y en un solo cuerpo’. La Iglesia es una debido a su ‘alma’: ‘El Espíritu Santo que habita en los creyentes y llena y gobierna a toda la Iglesia, realiza esa admirable comunión de fieles y une a todos en Cristo tan íntimamente que es el Principio de la unidad de la Iglesia’” (CIC #813).

Basta con considerar la historia de las comunidades protestantes, que constantemente se dividen entre ellas por cuestiones de doctrina, para ver las consecuencias de reemplazar la fe con creencias socialmente aceptables.

Jesús nos enseña: “Yo soy la vid; ustedes los sarmientos. El que permanece en mí y yo en él dará mucho fruto; porque separados de mí nada pueden hacer. Si alguno no permanece en mí, es cortado y se seca…” (Jn 15, 5-6). Uno puede observar fácilmente en la historia que cambiar la enseñanza para mantenerse al día con la moralidad moderna no llena iglesias. Lo único que da fruto y llena iglesias es el encuentro con Jesucristo, el permanecer fiel a él cueste lo que cueste, y el mantenerse unido a la vid.

Una demostración perfecta de cómo el amor a la Santísima Trinidad cosecha unidad se puede encontrar en la vida de san Maximiliano Kolbe. Cuando experimentó la fría existencia del campo de concentración de Auschwitz, que desechaba todo tipo de amor, el credo Nazi mantenía que los judíos, algunos protestantes y la Iglesia debían ser eliminados para dar paso a los valores del Reich. Pero en vez de marchitarse en estas condiciones, san Maximiliano fue un cauce de amor, una rama que se mantuvo unida a la vid de Jesús. Ardía de amor por Cristo y su Iglesia, y les recordaba a otros que esto “no tiene nada que ver con lágrimas dulces y sentimientos, sino que es una cuestión de una voluntad libre que se sujeta al amor a pesar de nuestra aversión y vacilación”.

Para que la Iglesia se mantenga unida, todos nosotros debemos esforzarnos por amar y mantenernos unidos a Jesucristo y sus enseñanzas, y no a aquellas del mundo. Debemos poner nuestra fe en Jesucristo y confiar en que es fiel a sus promesas. Miremos cuántas veces Jesús elogia la fe de la persona que es sanada en los Evangelios. Comparemos esto con la vez que los apóstoles mostraron poca fe mientras una fuerte tormenta azotaba la barca. Jesús no los exhortó a tener menos fe, sino a dejar de acobardarse y preocuparse. Una fe fuerte, confiada en Jesús y en su poder y autoridad, proporciona la fuerza para vivir el Evangelio. Esto es verdaderamente la obra de Dios, como Jesús nos recuerda: “Para los hombres eso es imposible, mas para Dios todo es posible” (Mt 19, 26).

Foto: © L’Osservatore Romano

Próximamente: ¿Un hombre debe amar más a su esposa que a su madre?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El hombre que trata a su mujer como una princesa es porque fue educado por una reina.

Este refrán conserva toda una verdad. Hay que agradecer a esas reinas que hayan sabido educar caballeros. ¡Gracias a todas ellas!

Sin embargo hay situaciones en las que parece que “la reina” pretende ser “princesa”. Ahora su hijo ya está casado y parece querer un lugar distinto al que le corresponde como madre. También puede suceder que el hijo siga con “mamitis” y no haya entendido todavía lo que significan aquello de “dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne” (Mt.19,5).

Y es que no se trata de amar más o de amar menos, de cuantificarlo, sino de que cada uno ocupemos el lugar que nos corresponde en la vida. Por eso, cuando uno se casa, la esposa debe ser la número uno en su vida, la mujer de su vida.

Por otro lado, es importante que la esposa acepte que la mamá siempre será el primer gran amor de su marido. Es la mujer que le dio la vida, que le crió y la que le dio todo el amor que pudo entregarle.

Sé que es un tema sensible por lo que trataré de redactarlo con suma delicadeza y lo haré pensando no solo como madre de solo varones, sino como experta en temas matrimoniales.

Para comenzar debo decir que para mí será una verdadera victoria cuando vea a mis hijos ya casados tratando como reinas a sus mujeres, dándoles su lugar como sus compañeras de vida.  Cuando se casen serán uno por lo que, ¡no seré yo la que les desuna! Mi lugar será siempre el de mamá, nada más.

Lo más triste y doloroso para la esposa es cuando su marido otorga siempre un lugar preferencial a su “mami” poniéndola por encima de ella. Esta situación le hace sentir denigrada, rechazada, pisoteada por el que prometió amarla y protegerla de por vida.

Señores, ningún esposo coherente debe colocar las opiniones o los deseos, gustos o caprichos de su madre por encima de los de su mujer.

Por otro lado, las suegras necesitan ser más inteligentes y nunca criticar a la nuera ni opinar, a no ser que se le pida, sobre diferentes cuestiones que afectan a su vida familiar y/o matrimonial como por ejemplo, el orden de la casa, la alimentación y educación de los niños o el estado de su relación de pareja.

Si una nuera no se siente amada ni aceptada por su suegra difícilmente tendrán una buena relación. Es como si ambas mujeres se sintieran amenazadas una por la otra. Si el marido se va siempre del lado de la mami, la situación se vuelve frustrante para la esposa.

Maridos, ambos amores son igual de importantes: la mamá siempre será su mamá y siempre le deberán respeto y amor. Ella los formó y fue la primera mujer que los amó y los seguirá amando incondicionalmente. Pero a su esposa le deben su total devoción, cuidados, fervor, protección, etc.

Son amores tan distintos y grandes a la vez que no tienen por qué entrar en conflicto. No ha de haber si quiera comparación. Pueden y deben amar a ambas. Su mamá, insisto, siempre será su madre, pero nunca ha de ser motivo para que su esposa se convierta en ex esposa.

Entendamos, no es competencia ni rivalidad, sino poner a cada una en el lugar que por derecho le corresponde. Trabaja y empéñate en tener un súper matrimonio y una súper relación con tu mamá, pero siempre recordando que tu matrimonio debe ser lo primero. Tu mujer, la primera, aún por encima de tus hijos.

Recuerda que libremente prometiste delante de Dios amarla, servirla, protegerla, cuidarla y dar tu vida por ella de ser necesario.

Artículo publicado originalmente en Aleteia.