¿El día de acción de gracias tiene algún trasfondo religioso?

Monseñor Jorge De los Santos

El Día de Acción de Gracias (Thanksgiving Day) es una de las tradiciones más importantes de entre las que se celebran en Estados Unidos. Se trata de una celebración familiar, con mucha comida, una cena en la que se da gracias por lo que se tiene.

Para conocer su origen hemos de remontarnos a la historia de los primeros colonos llegados a Estados Unidos procedentes de Inglaterra hace casi 400 años.

El origen de Thanksgiving es el de dar gracias por la cosecha, algo que no solo se comenzó a hacer en Estados Unidos, sino que podemos decir que, en algún momento, todas las culturas han realizado celebraciones de agradecimiento a sus correspondientes divinidades por la bendición de una cosecha abundante.

Las colonias americanas también realizaban este acto de dar gracias por la cosecha, pero en su caso se desarrolló como una tradición que ha perdurado hasta nuestros días, aunque ahora se da gracias por muchas más cosas que una abundante cosecha.

El Thanksgiving que conocemos de Estados Unidos nació como un “harvest festival”, es decir, una simple fiesta de la cosecha. Es por ello que muchos de los símbolos de la celebración tienen  que ver con el mundo de las cosechas y de los campos en general, como por ejemplo, las calabazas, las hojas de parra o los espantapájaros.

Como podemos ver, el Día de Acción de Gracias en sus orígenes no era una fiesta esencialmente religiosa pero tiene todos los elementos necesarios para que nosotros, como personas de fe, hagamos de esta fiesta una celebración en la que Dios sea el centro, y para que el motivo principal de celebrar ese día sea el agradecer a Dios su infinita generosidad que nos brinda sus abundantes bendiciones, que nos concede bienes materiales y espirituales todos los días de la vida y todo esto nos da la oportunidad de ejercitar la virtud del agradecimiento.

Yo puedo transformar esta fiesta en la expresión de mi agradecimiento a Dios porque respiro, camino, veo, hablo y porque me da el maravilloso regalo de la vida en cada nuevo día que amanece. Darle gracias a Dios por todo lo que he recibido en el pasado, por lo que me da día a día y por todo lo que está por llegar.

Un “gracias a Dios” por todo lo que ha realizado, por los momentos buenos y por los difíciles, es simplemente mirar al cielo y decir: “Gracias por todo, Dios mío”. Gracias Dios, por cuidar de mi familia, por regalarnos tanto amor y salud, gracias por guiarnos a la felicidad y prometernos la gloria. Gracias por ser mi Padre Celestial, por bendecirme con todo lo que viene de tu mano, por darme un camino que recorrer, por estar conmigo a lo largo de ese camino, gracias por estar ahí incluso sin pedírtelo, por nunca dejarme, y por el vivir con esperanza. Gracias, Señor, por cada momento que he gozado de tu divina presencia. Gracias Dios, por protegerme de lo que quería y no era bueno para mí y por bendecirme con lo que no sabía que sí necesitaba. Gracias Dios, por permitirme descansar en ti y poner en tus manos mis angustias y preocupaciones, por darme la fuerza de levantarme, trabajar y compartir.

Celebrar el Thanksgiving con un sentido religioso es una expresión de amor a Dios, reconociendo que todo viene de su generosidad, ya que la gratitud es la memoria del corazón que reconoce la grandeza y generosidad del Todopoderoso, y va dirigida a Dios porque brota del alma misma.

Porque si no estamos agradecidos por lo que ya tenemos, ¿cómo podríamos obtener lo que aspiramos?

Depende de cada uno de nosotros cómo celebrar el Día de Acción de Gracias. Te invito a trasformar esta fiesta en una expresión religiosa de fe, esperanza y amor centrada en el Dios Bendito a quien amamos, en el que creemos y a quien damos culto de adoración.

Próximamente: Las posadas: más que una simple tradición

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las posadas son una celebración dedicada a conmemorar la peregrinación que hicieron José y María de Nazaret a Belén en busca de un refugio seguro donde María pudiera dar a luz al niño Jesús. Al no encontrar alojamiento en Belén, José y María se vieron obligados a buscar refugio en un establo, donde nació el niño Dios. Actualmente, la celebración del peregrinaje comienza el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre con la llegada de Jesús.

Aunque algunos países latinoamericanos ya han acogido esta tradición, el origen de las posadas se remonta a los tiempos de la conquista de México, por lo que es una tradición que se ha dado a conocer principalmente en la cultura mexicana.

Durante estos nueve días, cada noche se lleva a cabo una representación de José y María montados en un burro y buscando un refugio. Tanto adultos como niños participan en la procesión, la cual comienza con la visita a hogares seleccionados donde un grupo que representa a los peregrinos piden “posada” o alojamiento. En cada parada de la procesión se leen pasajes de las Escrituras y se cantan las letanías para pedir posada.

Tradicionalmente, los anfitriones de estos hogares niegan el alojamiento a los peregrinos hasta que el grupo llega a la casa designada y puede ingresar. El rezo del rosario también se incorpora durante la procesión. Posteriormente, se ofrece comida a los asistentes, los niños rompen piñatas y reciben un “bolo” que consiste en una bolsita con caramelos. Las piñatas generalmente están hechas en forma de una estrella, que simboliza a la estrella que guio a los tres Reyes Magos hasta el pesebre donde se encontraba el niño Dios.

La tradición continúa cada noche en una casa diferente. La última noche, la víspera de Navidad, generalmente se celebra una misa de media noche (Misa de Gallo) en la que se celebra la llegada del niño Jesús.

Esta práctica ha cobrado varias formas a través de los tiempos. En muchos lugares ahora se acostumbra pedir posada en una sola casa, por lo que no hay una procesión. Por esta razón el rezo del rosario también se realiza antes o después de pedir posada.

El origen de esta celebración única se remonta a los tiempos de la conquista en México. Antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de diciembre la llegada de “Huitzilopochtli” que consideraban el dios de la guerra. Las fiestas comenzaban el día 6 y duraban 20 días. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25, había festejos en todas las casas en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamada “tzoalt”.

Los misioneros que llegaron a México a finales del siglo XVI aprovecharon la costumbre para inculcarles el espíritu evangélico a los indígenas y le dieron a su celebración un sentido cristiano, lo que serviría como una preparación para recibir a Jesús el día de Navidad.

Con este propósito, fray Diego de Soria, un misionero agustino, obtuvo permiso del Papa Sixto V en 1585 para celebrar nueve misas antes de navidad, conocidas como las “misas de aguinaldo”, del 16 al 24 de diciembre. Durante estas celebraciones eucarísticas, se leían pasajes y escenas de la navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos, y posteriormente la piñata en forma de estrella. Los asistentes también recibían un pequeño regalo conocido como “aguinaldo”, de ahí la prestación que se da en México a los trabajadores durante las fiestas navideñas.

Con el tiempo, las posadas se comenzaron a celebrar en vecindarios y en casas para llevarlas a un entorno familiar. La celebración ha ido cambiando poco a poco y se le han ido agregando elementos que en ocasiones dependen de la región.

Más que una simple tradición, las posadas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar lo que vivieron durante su peregrinaje José y María.