El campeón de boxeo pesado Andy Ruiz Jr. visita la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe

Escritor Invitado

Por: Clemente Carballo

El nuevo campeón de boxeo de peso pesado, Andrés Ponce Ruiz Jr., mejor conocido como “Andy” Ruiz Jr. visitó la Basílica de Nuestra Señora de Guadalupe en la Ciudad de México el pasado mes de junio para agradecer a la Virgen María por su triunfo en la pelea contra el británico Anthony Joshua en el Madison Square Garden de New York el pasado 1 de junio.

El boxeador mexicoamericano nacido en Imperial, California, y de padres mexicanos oriundos de la ciudad de Mexicali, México, logró ser el primer mexicano en ganar el título de peso completo al sorprender a Joshua por knockout técnico en el séptimo round.

Aquí unas fotos de su visita:

El entrenador de Andy Ruiz Jr., mostrando el Guante de Boxeo Hecho en México con la imagen de la Virgen de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz sonriente levantando el brazo en una de las capillas altas de la Basílica de la Virgen de Guadalupe en la Ciudad de México. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Andy Ruiz Jr. con sus cinturones de peso pesado por el titulo unificado de Asociación Mundial de Boxeo Super (WBA): la Federación Internacional de Boxeo (IBF), la Organización Mundial de Boxeo (WBO) y la Organización Internacional de Boxeo (IBO); acompañado de Miguel Torruco Canga de la Comisión Nacional de Boxeo; su padre, Andrés Ruiz Sr.; el M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez y su entrenador, con la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe en el fondo. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El “Destroyer” Ruiz se tomó el tiempo para repartir autógrafos con sus fans a las afueras de la Basílica. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El campeón de peso pesado Andy Ruiz Jr. contemplando la imagen de Nuestra Señora de Guadalupe al lado del M.I. Sr. Cango. Luis Felipe García Álvarez. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El boxeador mexicoamericano Andy Ruiz Jr. se tomó tiempo para firmar el libro de visitas distinguidas de la Basílica de Guadalupe. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

El nuevo campeón de peso pesado se dio tiempo de tomarse fotos con algunos aficionados de todas las edades. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Esta imagen demuestra el fervor Guadalupano de Andy Ruiz Jr., quien oró con devoción a Nuestra Señora del Tepeyac con sus cinturones colgados en los brazos. (Foto cortesía de la Insigne y Nacional Basílica de Sanata María de Guadalupe)

Se especula que la pelea de revancha entre Andy Ruiz Jr. y Anthony Joshua se llevará a cabo en Londres, Inglaterra, entre los meses de noviembre y diciembre de este año 2019, según dijo el promotor del boxeador mexicoamericano, Eddie Hearn.

Próximamente: Las posadas: más que una simple tradición

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las posadas son una celebración dedicada a conmemorar la peregrinación que hicieron José y María de Nazaret a Belén en busca de un refugio seguro donde María pudiera dar a luz al niño Jesús. Al no encontrar alojamiento en Belén, José y María se vieron obligados a buscar refugio en un establo, donde nació el niño Dios. Actualmente, la celebración del peregrinaje comienza el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre con la llegada de Jesús.

Aunque algunos países latinoamericanos ya han acogido esta tradición, el origen de las posadas se remonta a los tiempos de la conquista de México, por lo que es una tradición que se ha dado a conocer principalmente en la cultura mexicana.

Durante estos nueve días, cada noche se lleva a cabo una representación de José y María montados en un burro y buscando un refugio. Tanto adultos como niños participan en la procesión, la cual comienza con la visita a hogares seleccionados donde un grupo que representa a los peregrinos piden “posada” o alojamiento. En cada parada de la procesión se leen pasajes de las Escrituras y se cantan las letanías para pedir posada.

Tradicionalmente, los anfitriones de estos hogares niegan el alojamiento a los peregrinos hasta que el grupo llega a la casa designada y puede ingresar. El rezo del rosario también se incorpora durante la procesión. Posteriormente, se ofrece comida a los asistentes, los niños rompen piñatas y reciben un “bolo” que consiste en una bolsita con caramelos. Las piñatas generalmente están hechas en forma de una estrella, que simboliza a la estrella que guio a los tres Reyes Magos hasta el pesebre donde se encontraba el niño Dios.

La tradición continúa cada noche en una casa diferente. La última noche, la víspera de Navidad, generalmente se celebra una misa de media noche (Misa de Gallo) en la que se celebra la llegada del niño Jesús.

Esta práctica ha cobrado varias formas a través de los tiempos. En muchos lugares ahora se acostumbra pedir posada en una sola casa, por lo que no hay una procesión. Por esta razón el rezo del rosario también se realiza antes o después de pedir posada.

El origen de esta celebración única se remonta a los tiempos de la conquista en México. Antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de diciembre la llegada de “Huitzilopochtli” que consideraban el dios de la guerra. Las fiestas comenzaban el día 6 y duraban 20 días. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25, había festejos en todas las casas en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamada “tzoalt”.

Los misioneros que llegaron a México a finales del siglo XVI aprovecharon la costumbre para inculcarles el espíritu evangélico a los indígenas y le dieron a su celebración un sentido cristiano, lo que serviría como una preparación para recibir a Jesús el día de Navidad.

Con este propósito, fray Diego de Soria, un misionero agustino, obtuvo permiso del Papa Sixto V en 1585 para celebrar nueve misas antes de navidad, conocidas como las “misas de aguinaldo”, del 16 al 24 de diciembre. Durante estas celebraciones eucarísticas, se leían pasajes y escenas de la navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos, y posteriormente la piñata en forma de estrella. Los asistentes también recibían un pequeño regalo conocido como “aguinaldo”, de ahí la prestación que se da en México a los trabajadores durante las fiestas navideñas.

Con el tiempo, las posadas se comenzaron a celebrar en vecindarios y en casas para llevarlas a un entorno familiar. La celebración ha ido cambiando poco a poco y se le han ido agregando elementos que en ocasiones dependen de la región.

Más que una simple tradición, las posadas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar lo que vivieron durante su peregrinaje José y María.