Dos nuevas comunidades religiosas llegan a Denver.

Mavi Barraza

Las Sisters of Life y las misioneras de San Carlos Borromeo son dos nuevas comunidades religiosas que llegaron a Denver este verano con el fin de asistir en diferentes servicios como la evangelización a jóvenes estudiantes del norte de Colorado, la educación eucarística y los programas de educación religiosa, respectivamente.

En entrevista con El Pueblo Católico las religiosas de ambas comunidades dan a conocer detalles de su llamado a la vida religiosa y el servicio que prestaran en Colorado.

Las Sisters of Life con el Arzobispo Aquila.

Las Sisters of Life con el Arzobispo Aquila.

Sisters of Life y su mision en Colorado

Las Sisters of Life fueron fundadas el 1 de Junio de 1991 en Nueva York. Ellas además de tomar los votos religiosos de pobreza, castidad y obediencia, toman un cuarto voto: el de proteger y exaltar la sacralidad de la vida humana.

La misión principal de esta comunidad es la de brindar atención a las mujeres embarazadas que estén en necesidad, que estén considerado abortar, consuelo y reconciliación a quienes han abortado, así como estar a cargo de casas de retiro.

En Colorado, las hermanas se enfocarán en la evangelización a tiempo completo a estudiantes de diferentes universidades locales entre ellas University of Colorado Boulder, Colorado State University, University of Northern Colorado y ocasionalmente a estudiantes de Colorado School of Mines, donde pasaran una semana de cada mes en cada uno de los campus.

“Nuestro deseo es llevar un carisma de la vida. Queremos que sepan que sus vidas son algo sagrado, bello y bueno. También sabemos que las mujeres jóvenes en la universidad son especialmente vulnerables a la industria del aborto”, dijo la hermana Maris Stella

“Deseamos formar relaciones con ellos (los jóvenes) y ser testigos”, apunto  la hermana Mary Concepta.

La comunidad de Sisters of Life en Colorado es la primera en el oeste de los Estados Unidos y está formada por cuatro religiosas; La hermana Mary Concepta SV, es la superiora local, ella conoció de la orden a través de una amiga del colegio que quedó embarazada inesperadamente y quien fue ayudada por las hermanas de la orden. Según la religiosa, la vida de su amiga fue transformada de tal manera que cuando ella tuvo contacto con las misioneras se sintió naturalmente atraída a la vida religiosa.

Por su parte la hermana Maris Stella SV, conoció de la orden en Naples donde residía, luego de haberse graduado de la Academia Naval. A su regreso a Estados Unidos decidió buscarlas ya que sentía que la semilla del carisma estaba sembrada en ella.

Mientras que la hermana Maria Anne Michela SV  y la hermana Fiat Marie SV, decidieron  responder a su llamado a la vida religiosa, la primera, mientras estudiaba bioquímica en la University of Madion,-Wisconsin, y la segunda meses después de su graduación de la universidad.

Las religiosas dijeron sentirse muy agradecidas con toda la ayuda que han recibido desde su llegada a Denver y piden: “Por favor oren para que permanezcamos dóciles a las instrucciones del Espíritu sobre cómo hacer crecer el carisma de la vida en esta arquidiosesis”, dijo la hermana Maris Stella SV.

 

Las hermanas misioneras de San Carlos Borromeo

Sisters-27

Hermanas de San Carlos Borromeo

Por su parte, las Hermanas Misioneras de San Carlos Borromeo llegaron a la parroquia Nativity of Our Lord en Broomfield a establecer su primera misión en Estados Unidos. La orden fue fundada en Italia en el 2004. La hermana Elena Rondelli, de 35 años de edad -la superiora del dúo-  y la hermana Maria Anna Sangiorgio de 27, quien habla español, ambas son del norte de Italia.

Las misioneras siguen el carisma de monseñor Luigi Guissani, fundador del movimiento Comunión y Liberación; el de llevar a Cristo a todos los aspectos de la vida cotidiana.

En su misión en Denver las hermanas estarán asistiendo en varios servicios como visitas a los enfermos, la adoración eucarística y el programa de educación religiosa en la parroquia Nativity of Our Lord.

Al preguntarles que es lo que más esperan de su nueva misión Sor Elena contestó: “Deseamos conocer a todos aquellos que están más necesitados y lejos de la presencia de Dios”. La hermana Elena estudio historia del arte y fungió como  trabajadora social en Naples, además de trabajar como maestra en Nairobi, Kenya donde enseño artes creativas y literatura. Mientras que Sor Maria Anna estudio lenguajes en la Universidad Católica de Milán y ayudo al ahora obispo Massimo Camisasca, en la Diócesis de Reggio Emilia.  Sobre su llamado a la vocación Sor Elena dijo haberlo recibido mientras estaba en el la universidad, ella sabía de la existencia de la orden y sintió que ese era el lugar indicado para ella.  Por su parte Maria Anna expreso que fue durante su encuentro con el movimiento de Comunión y Liberación mientras estada en la escuela secundaria que experimento la belleza de la vida Cristiana. Las misioneras dijeron sentirse agradecidas por estar aquí y de ser las primeras hermanas de la orden en hacer ministerio en Estados Unidos. “Hemos experimentado un cálido recibimiento. Toda la gente es muy amable con nosotras, y están dispuestos a ayudarnos y conocernos”, finalizó diciendo la hermana Elena.

*Con información de Roxanne King y Melissa Keating

Próximamente: Lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A pocos días del inicio de la Cuaresma, que sirve de preparación para la Pascua y que comienza este miércoles 26 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo litúrgico.

1. Es el primer día de la Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10. No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.