Día de Acción de Gracias… ¿a quién?

La importancia de ser agradecido, tanto con Dios como con los demás

archden

Por: Aleteia.org

Thanksgiving Day, conocida en español como Día de Acción de Gracias y en francés como Jour de l’action de grâce, es una celebración tradicional, tanto en los Estados Unidos como en Canadá.

En Estados Unidos se celebraba originalmente el último jueves de noviembre, aunque actualmente es el cuarto jueves de este mes. En Canadá se celebra el segundo lunes de octubre.

Aunque originalmente esta celebración era de carácter religioso, en nuestros días está considerada como una festividad secular.

Desde 1621 hasta 1863 se celebró en distintas fechas y siempre era una celebración religiosa, pero fue el presidente Abraham Lincoln quien decretó el feriado nacional en 1894, en plena guerra civil. Algunos gobernadores de diferentes estados del país consideraron que el decreto de Lincoln interfería con el carácter religioso de la festividad.

La historia

Thanksgiving Day tiene sus orígenes en Europa. Debido a las persecuciones religiosas ocurridas en el siglo XVII, muchas personas de Inglaterra y de Alemania huyeron a Holanda, y de allí emigraron a los Estados Unidos.

Aunque no está confirmado aún el origen del Día de Acción de Gracias, la versión más aceptada es la de que los inmigrantes llegaron a Plymouth, Massachusetts, en 1621. Pero existe otra versión que sostiene que la primera celebración fue hecha en 1598 en Texas por exploradores españoles provenientes de México. Y una tercera versión dice que el primer Día de Acción de Gracias se celebró en San Agustín, Florida, el 8 de septiembre de 1565 por los españoles.

Centrándonos en la celebración de los inmigrantes ingleses y alemanes en 1621 en lo que hoy es la ciudad de Plymouth, la celebración consistía en darle gracias a Dios por la buena cosecha, igual que lo celebraban anteriormente en sus países de origen. Pero debido a que los 102 inmigrantes que conformaban la primera comunidad no contaban con suficientes recursos, fueron los nativos de la tribu Wamponoag quienes contribuyeron con ellos, dándoles semillas y enseñándoles a pescar, y ayudándoles además a sobrevivir el crudo invierno.

Los inmigrantes, en agradecimiento por la ayuda recibida, invitaron a 90 indígenas, quienes además llevaron la comida: pavo, pato, venado, mariscos, pan blanco, pan de maíz y verduras.

La tradición en los Estados Unidos

En Estados Unidos se celebra la festividad con reuniones familiares en los hogares, en donde se celebra un banquete. El plato principal consiste en un gran pavo asado o al horno, acompañado con un relleno hecho de pan de maíz. Además se acompaña también con jalea o salsa de arándonos rojos y verduras, tales como judías verdes o ejotes, papa dulce como boniato o camote, y puré de papa con salsa hecha con el jugo del pavo. Y pastel de manzana

Da la impresión de que actualmente el objetivo de dicha festividad es únicamente el de celebrar las reuniones familiares que suceden en esta fecha, en donde si algo debe agradecérsele a Dios es por haber creado el pavo, o quizás darle las gracias al pavo por existir.

Pero muchas familias y grupos de amigos no invitan a Dios a esta cena, aunque con seguridad Él estará llamando a la puerta de todos los hogares pese a que ha sido ignorado.

Lo más importante de esta fecha es el énfasis que se ha puesto a lo largo de los años sobre la importancia de ser agradecido, tanto a Dios como con los demás, lo cual es un elemento vital en nuestra vida como cristianos. Nunca dejemos que se pierda el agradecimiento en nuestra vida, tal como nos dice la Palabra de Dios:

“En todo dad gracias a Dios, pues esto es lo que Él, en Cristo Jesús, quiere de vosotros” (1ª. Tes. 5. 18).

Próximamente: Lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A pocos días del inicio de la Cuaresma, que sirve de preparación para la Pascua y que comienza este miércoles 26 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo litúrgico.

1. Es el primer día de la Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10. No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.