Detengan la cultura de violencia enfrentando el aborto

Arzobispo Aquila

Muchas personas están preocupadas por el aumento de violencia en nuestro país y, en las últimas semanas, tres estados han aprobado leyes que abordan un tema que contribuye grandemente a la cultura de violencia. Me refiero a lo que santa Madre Teresa llamaba “el mayor destructor de la paz en nuestros días”: el aborto.

El mes pasado, tres estados aprobaron proyectos de ley que reconocían esta realidad limitando el aborto. Aplaudo estas leyes que intentan hacer justicia a los más vulnerables entre nosotros: a los niños indefensos, no nacidos. Cada niño tiene el derecho a la vida y este no debería ser desechado por su padre o madre, independientemente de las circunstancias de su concepción.  No debemos aceptar el argumento ilógico de que los bebés no nacidos no tienen los mismos derechos que nosotros que sí hemos nacido. Si aceptamos este razonamiento fallido, entonces es muy fácil poder decir que otra clase de personas tiene menos derechos.

Cuando la santa Madre Teresa se dirigió a la asamblea de legisladores en el Desayuno de Oración Nacional en 1994, denunció el aborto con valentía. Les dijo: “El aborto es el mayor destructor de la paz en nuestros días porque es una guerra en contra del niño, un asesinato directo de un niño inocente…”

En cambio, se debería ayudar a padres y madres a amar, lo que implica “estar dispuestos a dar hasta que duela”, lo cual incluye el respeto “a la vida de su niño”, aseguró. La comunidad cristiana debería ser la primera en ayudar a los padres que están esperando un hijo, aunque toda la sociedad debería participar en este asunto.

Muchas personas lamentan debidamente la plaga de violencia que ha tomado la vida de tantas personas inocentes. Hemos reaccionado con horror a estas tragedias que han acortado tantas vidas jóvenes, pero no hemos examinado las razones por las que esto está pasando. Hay muchos factores complicados detrás de la violencia que ha evadido a nuestro país y a muchos otros lugares en el mundo, pero un factor que no se debería ignorar es lo que nuestras leyes y nuestra sociedad enseñan a las personas, especialmente a los jóvenes. En las palabras de la santa Madre Teresa: “Cualquier país que acepta el aborto no le está enseñando a las personas a amar, sino a usar violencia para obtener lo que quieren. Por eso el mayor destructor del amor y la paz es el aborto”.

El aborto toma la vida de un niño no nacido violentamente e introduce la muerte en nuestros corazones y en el corazón de la sociedad. El asesinato de un adulto hace lo mismo. Y, aunque en menor grado, rechazar a alguien en necesidad también nos perjudica a nosotros y a los demás. Grande o pequeño, el pecado nos afecta a nosotros mismos y a los demás. Nos debemos preguntar: ¿Qué le estamos enseñando a los nuestros cuando permitimos que se lastime al pobre, al vulnerable, al enfermo y al indefenso no nacido? Las leyes que autorizan esto solo refuerzan lo que el Papa Francisco llamó “la cultura del descarte”.

En vez de permitir que los padres elijan no amar a sus hijos, nuestros estados y país deberían servir de ejemplo, proporcionando a los padres toda oportunidad para recibir a sus hijos con amor. En el fondo, la cuestión del aborto se trata de elegir amar – de dar hasta que duela – o elegir no amar.

Una persona que entendió esto profundamente fue Jean Vanier, el fundador de L’Arche Community, quien murió el 7 de mayo a los 90 años. Vanier nunca se casó, pero dedicó su vida ofreciendo el don de su amistad a las personas con discapacidad mental.

Vanier se dio cuenta de que, “Sobre todo querían un amigo. No estaban muy interesados en mis conocimientos o habilidades, sino que necesitaban mi corazón y mi ser”.

Lo que Vanier descubrió en su trabajo con los discapacitados también aplica a los no nacidos y a cualquier persona. Debemos amar a otros para ser amados por otros; sin este intercambio, nos marchitamos y nuestra sociedad se debilita.

“Yo creo firmemente”, escribió Vanier, “que Dios está escondido en el corazón de los más pequeños, en los más débiles, y si nos comprometemos con él, abrimos un mundo nuevo”. A menos que las leyes de nuestra sociedad valoren al más pequeño de todos, continuaremos enseñando a la próxima generación que solo ciertas personas merecen amor y dignidad, mientras que otras se pueden eliminar.

En una entrevista reciente, el Papa Francisco contestó a una pregunta acerca del aborto y la ley civil, diciendo: “Mi pregunta es anterior a la ley civil, a la ley eclesial, a lo humano: ¿Es justo eliminar una vida humana para resolver un problema? ¿Es justo contratar a un asesino para resolver un problema? Todo lo demás proviene de esto. Esa es la cuestión esencial”.

La cuestión esencial es: ¿Respetamos la dignidad de la vida humana desde la concepción hasta la muerte natural? Una cultura que ha adoptado el aborto hasta el nacimiento se ha deteriorado hasta aceptar igualmente el suicidio con ayuda médica en el otro extremo de la vida. En esencia, la sociedad comunica con sus leyes que la vida tiene poco sentido o valor. Por eso es también ciega al valor innato de cada vida humana dado por Dios.

Que Dios le de a nuestro país la gracia que necesita para rechazar el mal del aborto y aceptar la vida como un don suyo, independientemente de las circunstancias. Que los corazones endurecidos the las personas que aceptan el aborto hasta el nacimiento se abran a la verdad de la dignidad de la vida humana y del bebé no nacido.

Foto de Leptospira/Shutterstock

Próximamente: Las posadas: más que una simple tradición

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las posadas son una celebración dedicada a conmemorar la peregrinación que hicieron José y María de Nazaret a Belén en busca de un refugio seguro donde María pudiera dar a luz al niño Jesús. Al no encontrar alojamiento en Belén, José y María se vieron obligados a buscar refugio en un establo, donde nació el niño Dios. Actualmente, la celebración del peregrinaje comienza el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre con la llegada de Jesús.

Aunque algunos países latinoamericanos ya han acogido esta tradición, el origen de las posadas se remonta a los tiempos de la conquista de México, por lo que es una tradición que se ha dado a conocer principalmente en la cultura mexicana.

Durante estos nueve días, cada noche se lleva a cabo una representación de José y María montados en un burro y buscando un refugio. Tanto adultos como niños participan en la procesión, la cual comienza con la visita a hogares seleccionados donde un grupo que representa a los peregrinos piden “posada” o alojamiento. En cada parada de la procesión se leen pasajes de las Escrituras y se cantan las letanías para pedir posada.

Tradicionalmente, los anfitriones de estos hogares niegan el alojamiento a los peregrinos hasta que el grupo llega a la casa designada y puede ingresar. El rezo del rosario también se incorpora durante la procesión. Posteriormente, se ofrece comida a los asistentes, los niños rompen piñatas y reciben un “bolo” que consiste en una bolsita con caramelos. Las piñatas generalmente están hechas en forma de una estrella, que simboliza a la estrella que guio a los tres Reyes Magos hasta el pesebre donde se encontraba el niño Dios.

La tradición continúa cada noche en una casa diferente. La última noche, la víspera de Navidad, generalmente se celebra una misa de media noche (Misa de Gallo) en la que se celebra la llegada del niño Jesús.

Esta práctica ha cobrado varias formas a través de los tiempos. En muchos lugares ahora se acostumbra pedir posada en una sola casa, por lo que no hay una procesión. Por esta razón el rezo del rosario también se realiza antes o después de pedir posada.

El origen de esta celebración única se remonta a los tiempos de la conquista en México. Antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de diciembre la llegada de “Huitzilopochtli” que consideraban el dios de la guerra. Las fiestas comenzaban el día 6 y duraban 20 días. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25, había festejos en todas las casas en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamada “tzoalt”.

Los misioneros que llegaron a México a finales del siglo XVI aprovecharon la costumbre para inculcarles el espíritu evangélico a los indígenas y le dieron a su celebración un sentido cristiano, lo que serviría como una preparación para recibir a Jesús el día de Navidad.

Con este propósito, fray Diego de Soria, un misionero agustino, obtuvo permiso del Papa Sixto V en 1585 para celebrar nueve misas antes de navidad, conocidas como las “misas de aguinaldo”, del 16 al 24 de diciembre. Durante estas celebraciones eucarísticas, se leían pasajes y escenas de la navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos, y posteriormente la piñata en forma de estrella. Los asistentes también recibían un pequeño regalo conocido como “aguinaldo”, de ahí la prestación que se da en México a los trabajadores durante las fiestas navideñas.

Con el tiempo, las posadas se comenzaron a celebrar en vecindarios y en casas para llevarlas a un entorno familiar. La celebración ha ido cambiando poco a poco y se le han ido agregando elementos que en ocasiones dependen de la región.

Más que una simple tradición, las posadas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar lo que vivieron durante su peregrinaje José y María.