Denver se prepara para la Marcha por la Vida

Lara Montoya

Este 17 de enero. Denver espera la presencia de miles de personas provenientes de Colorado y los estados vecinos en la Macha Por la Vida. Para la organización de este evento sin precedentes, se han unido por primera vez la comunidad católica del norte de Colorado junto con Colorado Derecho a vivir.

La Arquidiócesis de Denver junto con Caridades Católicas y Colorado Derecho a Vivir serán los anfitriones del evento. Este comenzará a las 11:30 a.m. con una misa en la Basílica Catedral de la Inmaculada Concepción, en Denver y será presidida por el arzobispo Samuel Aquila. Después de la misa se realizará la concentración en el Capitolio, la cual comenzará a la 1 pm, y estará seguida de una marcha en el Civic Center Park, donde habrá momentos de oración, música y charlas que estarán acompañadas por pancartas y mensajes a favor de la vida.

 “Es la primera vez que tenemos un proyecto conjunto de manera definitiva”, explicó Lynn Grandon, directora de la oficina de Recursos del Respeto a la Vida y del Centro para la Mujer Lighthouse. “La comunidad cristiana se está dando cuenta de que tenemos que caminar juntos en aquellas cosas en las que estamos de acuerdo”, agergó Grandon.

 “Estamos tomando públicamente una postura al afirmar el valor y la dignidad de la vida humana en cualquier edad y en cualquier estado”, afirmóGrandon.

Los eventos tienen como objetivo reflejar lo que ocurre en la Marcha por la Vida que se realiza en Washington cada 22 de enero o en una fecha cercana, para conmemorar el aniversario de la decisión de la Corte Suprema de Estados Unidos Roe vs. Wade que legalizó el aborto en 1973.

Desde que esta ley rige, hace 42 años, se estima que 57 millones de bebés han muerto a lo largo de toda la nación a causa del aborto. La marcha en Washington D.C. congrega a cientos de miles de personas que defienden a los no nacidos. También desde el año 2005, miles de personas se congregan anualmente en la Marcha por la Vida de la Costa Oeste que se realiza en San Francisco.

Los organizadores esperan que este evento en Denver congregue no solo personas de Colorado sino también de estados vecinos como Wyoming, Nuevo México, Kansas, Arizona y otros más.

“Queremos empezar una réplica de lo que hacen en D.C. y San Francisco porque mucha gente viaja muy lejos para asistir a la marcha”, dijo Grandon.

En Denver se encuentra la segunda instalación más grande que Planned Parenthood (uno de los centros abortistas de mayor poder en el mundo)tiene en Estados Unidos. Legalmente no hay ningún límite de tiempo de gestación para el aborto en Colorado (aunque 41 estados de este país prohíben el aborto cuando el embarazo ya está avanzado, excepto cuando lo hacen para proteger la vida o la salud de la mujer). Sin embargo, en Colorado vive uno de los únicos cuatro abortistas del país que todavía realiza abortos tardíos.

Asimismo, Colorado también ha estado en la mira de los defensores de las leyes del suicidio asistido, con dos legisladores de Colorado, que en noviembre pasado han anunciado planes para traer el debate al Capitolio este año. Los legisladores están trabajando con Compassion and Choices(Compasión y decisiones), que ha lanzado una campaña nacional para promover la legalización del suicidio asistido.

“Sentimos que debemos mostrar a Denver que hay miles de personas preocupadas por el valor de la vida humana, desde su concepción hasta su muerte natural  y que luchamos por la belleza, la verdad y la vida”, dijo Grandon.

Después de la Misa en la Catedral, los participantes caminarán hacia el Capitolio para un encuentro en el que los conferencistas darán un mensaje de respeto a la vida. Dentro de ellos estarán Monseñor Aquila, Lynn Grandon, Chris Stefanick – autor y conferencista para jóvenes adultos – y Biff Gore, presidente de Colorado Derecho a Vivir, asimismo, estarán presentes el pastor de la Iglesia Cristiana Highline Community Church y el conductor del programa de NCB “The voice”. Además Danielle Duffy y Sara Guttormson estarán liderando momentos de oración y música que acompañarán la marcha.

“Esperamos realmente una presencia masiva de gente joven, tal y como ocurre en la marcha del D.C.”, compartió Grandon.

Próximamente: Una guía para elegir la mejor resolución cuaresmal

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Esta cuaresma no solo sacrifiques el chocolate. Te invitamos a examinar tu vida y preguntarte qué es lo que te está alejando de Jesús. Los pecados capitales o mortales no fueron nombrados por ser imperdonables o por su gravedad, sino, más bien, porque son los pecados que dan origen a otros pecados.

Una manera de hacer una buena resolución cuaresmal es identificando uno o dos de tus mayores pecados y hacer una resolución concreta para practicar su virtud opuesta. Las siguientes ideas están destinadas a acompañar las prácticas recomendadas de oración, ayuno, limosna, confesión y comunión.

Aunque es cierto que somos débiles y solo podemos avanzar en la santidad con la gracia de Dios, es necesario cooperar con esa gracia y esforzarnos por alcanzar a Cristo.

Orgullo

Podemos describir el orgullo como una apreciación desordenada de nosotros mismos. Este pecado puede hacerse evidente en actos de vanidad o al jactarnos de nuestra apariencia, inteligencia, posesiones, etc., para mostrarnos superiores a los demás.

Su virtud opuesta es la humildad. La humildad no se trata de tener un bajo autoestima o ignorar nuestros dones y habilidades. Se trata de la verdad, de reconocer quién es Dios y quiénes somos nosotros, y ponerlo en el centro de nuestras vidas. Aquí algunas resoluciones de la Madre Teresa:

  • Habla lo menos posible sobre ti.
  • Acepta pequeños inconvenientes con buen humor.
  • No hables para ser admirado o amado.
  • No te enfoques en las faltas de los demás.
  • Cede, en discusiones, incluso si tienes razón.
Lujuria

En una sociedad que ha sido grandemente sexualizada y que ha facilitado el acceso a contenido explícito, abundan las acciones desordenadas de la sexualidad. La castidad es su virtud opuesta, y se define como “la integración exitosa de la sexualidad dentro de la persona y, por lo tanto, la unidad interna del hombre en su cuerpo y ser espiritual”. ¿Cómo alcanzamos esa integración y unidad? Aquí algunas resoluciones que te pueden ayudar en el proceso:

  • Sé fiel a la oración: establece un horario específico todos los días y considéralo una prioridad.
  • Adquiere dominio propio ayunando de algo que realmente te gusta.
  • Escribe las ocasiones que te han llevado a pecar y trabaja para evitarlas.
  • Nunca estés inactivo, elije un pasatiempo favorito: un deporte, un instrumento, la escritura, algo práctico.
  • Solo usa tu teléfono cuando sea necesario, limita las redes sociales significativamente (¿a 10 minutos por día?)
Avaricia

También conocido como avaricia y codicia, este pecado es un deseo desordenado por las posesiones materiales, incluyendo el poder. Sus virtudes opuestas son la liberalidad y la generosidad; en otras palabras, dar de nosotros mismos. Entonces, ¿cómo podemos hacer más de eso en esta Cuaresma? Aquí algunas recomendaciones simples.

  • Hacer una donación a una parroquia o institución caritativa “hasta que duela”, como solía decir la Madre Teresa.
  • No cortes atajos o responsabilidades en tu trabajo.
  • Llena tu corazón con Jesús: visita al Santísimo al menos una hora por semana.
  • Se hospitalario con tus visitantes: encuentra alegría al dar.
Ira

El Catecismo define la ira como “un deseo de venganza”, es decir, desear venganza para hacer el mal a alguien. Por supuesto, hay ira justa, que no es mala, pero a menudo luchamos con la que no es tan justa. Su virtud opuesta es la mansedumbre, que no es lo mismo que la debilidad; más bien, es la virtud que nos ayuda a mantenernos en posesión de nosotros mismos durante las adversidades. Aquí algunas maneras de aumentar nuestra propia mansedumbre en esta Cuaresma:

  • No te dejes atrapar por la ira de otras personas: concéntrate en ti mismo y en cómo puedes responder.
  • Usa tu ira para superarte y fortalece tu determinación de crecer en virtud.
  • Trata de evitar las redes sociales y otras ocasiones que den lugar a una ira no saludable.
  • Si te enojas, tómate un minuto; no reacciones de inmediato, pídele paciencia al Señor y visualízate respondiendo de la manera que te gustaría.
Envidia

La envidia es el pecado de entristecerse o sentirse afligido por el bienestar de otra persona, porque creemos que nos quita nuestra propia excelencia o valor. Esto, por supuesto, es una mentira, y se vence con el amor y la gratitud:

  • Entra en la presencia de Dios y recuerda que él te ama de manera única e incondicional.
  • Abre los ojos a la abundancia de bendiciones en tu propia vida: haz una lista y revísala a diario.
  • Cuenta las bendiciones que tienes todos los días y agradece a Dios por cada una.
  • Trabaja en señalar, felicitar y alegrarte por los logros y esfuerzos de los demás.
  • Ora por la persona hacia la que sientes envidia, para que Dios pueda guiarte a ti y a esa persona a la santidad.
Gula

Aunque no es malo encontrar placer en una comida deliciosa, sí es un defecto “comer como bestias”, como lo dijo San Alfonso Liguori. Esto, por supuesto, incluye el consumo excesivo de alimentos o bebidas, pero también hacerlo demasiado rápido, demasiado caro o demasiado ansiosa o delicadamente, según Santo Tomás de Aquino. Este vicio es derrotado por la virtud de la moderación, que nos permite controlar nuestro apetito natural por el placer y disfrutar de lo que hacemos de acuerdo con la razón. Algunas ideas para adquirirlo:

  • Practica el ayuno dos veces por semana, comiendo una comida completa y dos comidas más pequeñas que no equivalen a la comida grande.
  • Modera tu consumo de alimentos: no comas entre comidas.
  • Abstenerse del ingrediente / alimento que más te guste.
  • Acostúmbrate a decir “no” a las cosas que en realidad no necesitas -comida o cosas materiales- especialmente cuando estés de compras.
  • Come despacio y reza antes y después de las comidas.
Pereza

Este pecado, a menudo denominado como acedia, pereza o aburrimiento, es un tipo de tristeza o falta de voluntad para hacer algo que es bueno física o espiritualmente, debido al trabajo que requiere. Algunas cosas que pueden ayudarnos a superar este vicio son encontrar el amor (que, en última instancia, es el remedio para todos estos pecados), practicar el ocio y trabajar en la consistencia. Un joven enamorado hace cualquier cosa por su amada, y rápido. Los santos lograron lo que hicieron porque amaron.

  • A menudo imaginamos lo que deseamos, y deseamos lo que imaginamos. Por lo tanto, trabaja para dejar que Jesús se convierta en el centro de tu imaginación y la dulzura de tu vida. Imagina que te llama por tu nombre.
  • Planifica tu tiempo libre (el ocio), especialmente los domingos. El ocio no es inactividad o pereza, sino que se trata de disfrutar de una actividad que nutra tu humanidad y no es útil. Por ejemplo, aprende a tocar un instrumento, lee un libro que realmente disfrutes, haz una actividad familiar, ve al museo, etc.
  • Ofrece tu sufrimiento por una intención, especialmente cuando sientes que tienes que arrastrarte para lograr algo.
  • Despierta tan pronto como suene la alarma.