Demandan hospital católico por no facilitar suicidio asistido a paciente con cáncer

Escritor Invitado

Un enfermo de cáncer de Colorado y su médico personal, presentaron una demanda en contra del sistema de salud administrado por la Iglesia Católica, por no facilitarle el suicidio asistido ni permitir que ninguno de sus médicos lo haga.

Según la demanda, la política del hospital que prohíbe a los médicos participar en suicidios asistidos viola la ley estatal.

Amor y misericordia: una respuesta cristiana al suicidio

El pasado 16 de julio, Cornelius “Neil” Mahoney de 64 años, recibió la noticia de que su cáncer era incurable y que le quedaban de 4 a 14 meses de vida dependiendo del tratamiento que recibiera, esto según la demanda presentada el 21 de agosto en el Tribunal del Distrito del condado Arapahoe.

Al recibir la noticia, Mahoney de inmediato preguntó sobre el suicidio asistido, temeroso por enfrentar la muerte y buscando la manera de tener bajo su control el lugar y la hora de su muerte, ya que no tiene hijos y no quiere que sus hermanos lo tengan que cuidar, según la Prensa Asociada.

Su médico de los Centros de Cáncer Rocky Mountain (RMCC por sus siglas en inglés), donde recibió la noticia, le dijo que ni él ni nadie de allí le proporcionarían suicidio asistido.

Si opto por el suicidio asistido, ¿puedo acudir a los sacramentos?

El mismo día, Mahoney contactó a Centura Health Physician Group (CHPG por sus siglas en inglés) sobre su deseo del suicidio asistido, donde fue dirigido a su médico de cabecera la Doctora Barbara Morris. Morris trabajaba para CHPG, una organización dirigida por la Iglesia Católica en conjunto con los Adventistas del Séptimo Dia a través de Centura Health Corporation.

Centura Health no permite que sus empleados participen en el suicidio asistido, una política que es respaldada por las Directivas Éticas y Religiosas de los Obispos de EE. UU.

El 22 de julio, Morris le notificó a Mahoney sobre la política de Centura de suicidio asistido, y le sugirió que transfiriera su atención medica a un proveedor que le permitiera dicho procedimiento.

Mahoney luego se dirigió al hospital Anschutz de la Universidad de Colorado, donde le informaron que para obtener suicidio asistido tendría que transferir su atención médica y volver a evaluar su condición. La demanda dice que “Neil no quiere transferir su atención a una instalación diferente y soportar exámenes adicionales” y le gusta la conveniencia de tener a CHPG cerca de su casa.  Mahoney comenzó un tratamiento de quimioterapia en junio con la esperanza de tener una respuesta favorable y poder manejar los efectos secundarios, pero dijo no estar seguro de querer recibir quimioterapia adicional.

Iglesia en Colorado se pronuncia tras aprobación del suicidio asistido

Los votantes de Colorado legalizaron el suicidio asistido en una medida electoral del 2016. La ley permite que un adulto con una enfermedad terminal solicite una receta letal a su médico. La persona debe considerarse mentalmente competente, y dos médicos deben diagnosticar que tiene seis meses o menos de vida. La ley exige que la causa oficial de muerte se enumere como la condición subyacente del paciente, no como un suicidio asistido.

De acuerdo con la legislación, una instalación no puede someter a sus médicos, enfermeras y farmacéuticos a medidas disciplinarias, suspensión, o la revocación de privilegios o licencias relacionadas con conductas tomadas de buena fe, fiándose en la ley de suicidio asistido. Sin embargo, la ley también permite que los centros de salud prohíban a sus médicos recetar suicidio asistido cuando el paciente tiene la intención de usar el medicamento en las instalaciones del centro. Las instalaciones deben notificar a sus médicos y pacientes con anticipación de su política.

Centura emitió una política en febrero de 2017 donde prohíbe a sus empleados recetar o dispensar medicamentos para suicidios asistidos, o participar en la calificación de un paciente para suicidio asistido.

La política sí permite a los médicos o proveedores de Centura ayudar a los pacientes que solicitan suicidio asistido a transferir su atención médica a una instalación que no sea de CHPG.

La demanda pide una declaración de que Centura, diciendo que no puede prohibirle a Morris proporcionar suicidio asistido, ni penalizarla si lo hace.

El suicidio es prevenible, pongamos manos a la obra

Kaise Health News, informó que Centura despidió a Morris el 26 de agosto y que ella “había planeado ayudar a su paciente… a terminar su vida en su casa”. El 30 de agosto, Centura Health presentó una solicitud para transferir la demanda del Tribunal del Distrito de Arapahoe, al Tribunal del Distrito de los Estados Unidos para el Distrito de Colorado.

La transferencia a una corte federal fue solicitada porque la demanda planeta preguntas federales relacionadas con la Primera Enmienda y estatutos federales. Centura también señaló que es una organización religiosa, y que las doctrinas de sus patrocinadores, los ministerios de salud católicos y adventistas del séptimo día, “gobiernan, dirigen e informan” sus actividades.

El grupo agregó que cuando Morris firmó un acuerdo de empleo con Centura Health—St. Anthony Hospital en el 2017, “acordó claramente que no proporcionaría ningún servicio ‘que viole las directivas éticas y religiosas para los servicios de atención medica católicos’”.

Por otro lado, Morris expresó a Kaiser Health News que estaba “conmocionada” por su despido, alegando que “parecía tan obvio que no podían hacerlo”, y agregó que “no pensó que iba afectar su práctica familiar general. Hasta que se dio el tema sobre la asistencia medica para morir, no había sentido ningún inconveniente con la organización”.  Centura dijo que “espera que todos sus cuidadores actúen de una manera consiente con la Misión y Valores Fundamentales (del grupo)”.

“Creemos que la doctrina de la libertad de religión en el corazón de la Primera Enmienda a la Constitución de los Estados Unidos respalda nuestras políticas como un ministerio cristiano de atención médica. Defenderemos enérgicamente nuestros derechos constitucionales”, dijo Wendy Forbes, portavoz de Centura a Kaiser Health News.

¿Por qué oponerse al suicidio asistido?

En cuanto a la Iglesia Católica, Mark Hass, portavoz de la Arquidiócesis de Denver expresó lo siguiente,

“Pedirle a un hospital cristiano que desempeñe un papel en la violación de la dignidad de la vida humana es pedirle al hospital cristiano que comprometa sus valores y su misión principal. No es el hospital que está forzando sus creencias sobre los demás, sino que tiene puntos de vista externos forzados”.

Publicada originalmente por Catholic News Agency.  Traducido y adaptado del original en inglés por Rocio Madera.

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay