Cinco cosas que los católicos deben tener en cuenta sobre la revisión independiente

Cinco cosas que los católicos deben tener en cuenta sobre la revisión independiente:

1. Es adecuado sentir dolor o enojo.

A pesar de que la mayor parte del contenido de este informe ya se había hecho público, el hecho de ver detalles que abarcan 70 años recopilados en un mismo lugar, hace que leerlo sea verdaderamente lamentable. Estamos realmente consternados, indignados y devastados por los incidentes de abuso descritos en el informe y por esta horrible historia. Nadie en la Iglesia está poniendo excusas por lo que sucedió en el pasado. El dolor causado a los inocentes nunca se podrá olvidar, sin importar el tiempo que haya transcurrido.

2. Nuestro corazón está con los sobrevivientes de abuso.

Nuestra primera preocupación son aquellas personas que fueron lastimadas. Aunque ninguna disculpa es suficiente, sinceramente les pedimos perdón en nombre de la Iglesia y esperamos poder ayudar en su proceso de sanación.

3. Nunca podemos permanecer satisfechos.

Nos comprometemos a seguir mejorando nuestra respuesta a todas las acusaciones. Aunque sabemos que hemos podido ayudar a muchas personas, implementaremos las recomendaciones del informe, y aprenderemos de aquellos que presentaron una denuncia de abuso y sintieron que no se les trató adecuadamente.

4. Nuestra cultura ha cambiado, gracias a muchos de ustedes.

Estamos agradecidos por las decenas de miles de personas que se han comprometido para asegurar que nuestros niños estén seguros y que la arquidiócesis sea una comunidad en la que no se tolere el abuso sexual a menores. Su trabajo y continua vigilancia es una de las razones principales por las que no ha habido ni una sola acusación fundamentada de abuso sexual a un menor por un sacerdote diocesano en los últimos 20 años.

5. Apoye a sus sacerdotes.

Estamos agradecidos por nuestros sacerdotes actuales. Ellos han cargado con la cruz de pecados que no cometieron, y han servido humildemente a pesar de ser vistos con ojos de desprecio en nuestra sociedad. Es importante que todos sepan que el informe no encontró ninguna denuncia fundamentada en contra de nuestros sacerdotes diocesanos activos en ministerio. Juntos podremos perseverar, reconstruir nuestra comunidad y hacernos más fuertes mientras servimos y amamos el Reino de Dios.

Próximamente: ¿Un hombre debe amar más a su esposa que a su madre?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

El hombre que trata a su mujer como una princesa es porque fue educado por una reina.

Este refrán conserva toda una verdad. Hay que agradecer a esas reinas que hayan sabido educar caballeros. ¡Gracias a todas ellas!

Sin embargo hay situaciones en las que parece que “la reina” pretende ser “princesa”. Ahora su hijo ya está casado y parece querer un lugar distinto al que le corresponde como madre. También puede suceder que el hijo siga con “mamitis” y no haya entendido todavía lo que significan aquello de “dejará a su padre y a su madre y se unirá a su mujer, y los dos se harán una sola carne” (Mt.19,5).

Y es que no se trata de amar más o de amar menos, de cuantificarlo, sino de que cada uno ocupemos el lugar que nos corresponde en la vida. Por eso, cuando uno se casa, la esposa debe ser la número uno en su vida, la mujer de su vida.

Por otro lado, es importante que la esposa acepte que la mamá siempre será el primer gran amor de su marido. Es la mujer que le dio la vida, que le crió y la que le dio todo el amor que pudo entregarle.

Sé que es un tema sensible por lo que trataré de redactarlo con suma delicadeza y lo haré pensando no solo como madre de solo varones, sino como experta en temas matrimoniales.

Para comenzar debo decir que para mí será una verdadera victoria cuando vea a mis hijos ya casados tratando como reinas a sus mujeres, dándoles su lugar como sus compañeras de vida.  Cuando se casen serán uno por lo que, ¡no seré yo la que les desuna! Mi lugar será siempre el de mamá, nada más.

Lo más triste y doloroso para la esposa es cuando su marido otorga siempre un lugar preferencial a su “mami” poniéndola por encima de ella. Esta situación le hace sentir denigrada, rechazada, pisoteada por el que prometió amarla y protegerla de por vida.

Señores, ningún esposo coherente debe colocar las opiniones o los deseos, gustos o caprichos de su madre por encima de los de su mujer.

Por otro lado, las suegras necesitan ser más inteligentes y nunca criticar a la nuera ni opinar, a no ser que se le pida, sobre diferentes cuestiones que afectan a su vida familiar y/o matrimonial como por ejemplo, el orden de la casa, la alimentación y educación de los niños o el estado de su relación de pareja.

Si una nuera no se siente amada ni aceptada por su suegra difícilmente tendrán una buena relación. Es como si ambas mujeres se sintieran amenazadas una por la otra. Si el marido se va siempre del lado de la mami, la situación se vuelve frustrante para la esposa.

Maridos, ambos amores son igual de importantes: la mamá siempre será su mamá y siempre le deberán respeto y amor. Ella los formó y fue la primera mujer que los amó y los seguirá amando incondicionalmente. Pero a su esposa le deben su total devoción, cuidados, fervor, protección, etc.

Son amores tan distintos y grandes a la vez que no tienen por qué entrar en conflicto. No ha de haber si quiera comparación. Pueden y deben amar a ambas. Su mamá, insisto, siempre será su madre, pero nunca ha de ser motivo para que su esposa se convierta en ex esposa.

Entendamos, no es competencia ni rivalidad, sino poner a cada una en el lugar que por derecho le corresponde. Trabaja y empéñate en tener un súper matrimonio y una súper relación con tu mamá, pero siempre recordando que tu matrimonio debe ser lo primero. Tu mujer, la primera, aún por encima de tus hijos.

Recuerda que libremente prometiste delante de Dios amarla, servirla, protegerla, cuidarla y dar tu vida por ella de ser necesario.

Artículo publicado originalmente en Aleteia.