Cinco cosas que los católicos deben tener en cuenta sobre la revisión independiente

Equipo de Denver Catholic

Cinco cosas que los católicos deben tener en cuenta sobre la revisión independiente:

1. Es adecuado sentir dolor o enojo.

A pesar de que la mayor parte del contenido de este informe ya se había hecho público, el hecho de ver detalles que abarcan 70 años recopilados en un mismo lugar, hace que leerlo sea verdaderamente lamentable. Estamos realmente consternados, indignados y devastados por los incidentes de abuso descritos en el informe y por esta horrible historia. Nadie en la Iglesia está poniendo excusas por lo que sucedió en el pasado. El dolor causado a los inocentes nunca se podrá olvidar, sin importar el tiempo que haya transcurrido.

2. Nuestro corazón está con los sobrevivientes de abuso.

Nuestra primera preocupación son aquellas personas que fueron lastimadas. Aunque ninguna disculpa es suficiente, sinceramente les pedimos perdón en nombre de la Iglesia y esperamos poder ayudar en su proceso de sanación.

3. Nunca podemos permanecer satisfechos.

Nos comprometemos a seguir mejorando nuestra respuesta a todas las acusaciones. Aunque sabemos que hemos podido ayudar a muchas personas, implementaremos las recomendaciones del informe, y aprenderemos de aquellos que presentaron una denuncia de abuso y sintieron que no se les trató adecuadamente.

4. Nuestra cultura ha cambiado, gracias a muchos de ustedes.

Estamos agradecidos por las decenas de miles de personas que se han comprometido para asegurar que nuestros niños estén seguros y que la arquidiócesis sea una comunidad en la que no se tolere el abuso sexual a menores. Su trabajo y continua vigilancia es una de las razones principales por las que no ha habido ni una sola acusación fundamentada de abuso sexual a un menor por un sacerdote diocesano en los últimos 20 años.

5. Apoye a sus sacerdotes.

Estamos agradecidos por nuestros sacerdotes actuales. Ellos han cargado con la cruz de pecados que no cometieron, y han servido humildemente a pesar de ser vistos con ojos de desprecio en nuestra sociedad. Es importante que todos sepan que el informe no encontró ninguna denuncia fundamentada en contra de nuestros sacerdotes diocesanos activos en ministerio. Juntos podremos perseverar, reconstruir nuestra comunidad y hacernos más fuertes mientras servimos y amamos el Reino de Dios.

Próximamente: ¿Cuáles son los requisitos para ser padrino o madrina de bautismo?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

En respuesta a la pregunta de nuestra lectora Amparo S.

El Catecismo de la Iglesia Católica explica que el papel del padrino o de la madrina es ayudar a que la gracia bautismal pueda desarrollarse en el bautizado, actuando como colaboradores de sus padres o de quienes ocupan su lugar.

Por eso los padrinos deben ser “creyentes sólidos, capaces y prestos a ayudar al nuevo bautizado, niño o adulto, en su camino de la vida cristiana” (CIC 1255).

Este es un papel muy importante, ya que todos los miembros de la Iglesia de alguna manera tienen la responsabilidad de desarrollar y guardar la gracia recibida en el bautismo y ayudar a otros a hacer lo mismo.

¿Por qué la Iglesia pone tantas restricciones para poder ser padrino de bautizo?

Es entonces deber del padrino asistir a los padres en la iniciación cristiana del que será bautizado y “procurar que después lleve una vida cristiana congruente con el bautismo y cumpla fielmente las obligaciones inherentes al mismo”.

Cabe resaltar que se puede tener un solo padrino o madrina. No es necesario tener dos, pero sí es posible, mientras sea un hombre y una mujer.

La Iglesia ha impuesto requisitos para que los padres puedan elegir a las personas correctas para esta misión tan importante.

El padrino o la madrina:

1. Deberá haber sido elegido por quien va a bautizarse o por sus padres, o por quienes ocupan su lugar; o, si faltan estos, por el párroco o ministro.

2. Deberá tener la capacidad para esta misión e intención de desempeñarla.

3. Deberá tener al menos 16 años. (El obispo puede establecer otra edad en su diócesis o el mismo párroco o ministro -por justa causa- puede considerar una excepción.)

4. Deberá ser católico, estar confirmado, haber recibido la Primera Comunión, y llevar una vida congruente con la fe y con la misión que va a asumir.

5. No puede estar afectado por una pena canónica declarada o impuesta legítimamente.

6. No puede ser el padre o la madre de quien se ha de bautizar.

(Código de Derecho Canónico núm. 872-874)