Celebrando a Santiago, un don para los que quieren ser discípulos

Arzobispo Aquila

El 25 de julio la Iglesia celebra la fiesta del Apóstol Santiago, cuyo camino de pescador a evangelizador nos debería inspirar e impulsar a todos.

Imagínate que estás en tu trabajo sentado en tu escritorio, dando una presentación o haciendo algún tipo de trabajo manual, y un hombre a quien tanto admiras y de quien tanto has escuchado hablar se acerca hacia a ti y te dice: “Ven, sígueme”. Para la mayoría de nosotros, tomar ese paso requeriría mucha más confianza y disposición de buscar la verdad de lo normal. Pero esto fue lo que Santiago y su hermano Juan hicieron el día en que Jesús les habló mientras arreglaban las redes de su barca. Sorprendentemente, se pusieron de pie y siguieron a Jesús, incluso dejando atrás a su padre Zebedeo.

Muchos católicos no están familiarizados con el apóstol Santiago, así que dedicaré esta columna para subrayar cómo su ejemplo de santidad y discipulado auténtico debería inspirar e impulsarnos.

Lo que hace que Santiago sobresalga entre los 12 apóstoles es que, junto con su hermano Juan y con Pedro, era de los discípulos más cercanos a Jesús. Solo Pedro, Santiago y Juan estuvieron presentes durante la gloriosa Transfiguración de Jesús, la resurrección de la hija de Jairo y la oración afligida de Jesús en el jardín de Getsemaní. A estos tres apóstoles se les concedió ver a Cristo tanto en su gloria como en su sufrimiento.

Los expertos especulan sobre las razones por las que Jesús eligió a estos tres seguidores para presenciar esos momentos fundamentales, pero puede ser que los haya elegido por poseer un rasgo que parecían tener en común. A Pedro, Santiago y Juan les gustaba hacer declaraciones fuertes, después de las cuales se daban cuenta de su debilidad y se arrepentían con humildad.

Cuando, después de la Última Cena, Jesús dijo que todos sus apóstoles lo abandonarían esa noche, Pedro contestó: “Aunque todos se escandalicen de ti, yo nunca me escandalizaré” (Mt 26,33). Asimismo, Santiago y Juan le pidieron a Jesús sentarse a su derecha e izquierda en el cielo, y cuando él les dijo que tendrían que beber la misma copa que él había de beber, ellos dijeron confiados: “Sí, podemos” (Mt 20,22). Santiago y Juan también protestaron fuertemente contra el rechazo de un pueblo de Samaría que no los acogió, preguntándole a Jesús si quería que mandaran bajar fuego del cielo para que lo consumiera, aunque solo obtuvieron un regaño de Jesús. No es sorprendente, entonces, que Jesús les apodara los “hijos del trueno”.

Muchos de nosotros nos podemos identificar con el crecimiento de fe de Santiago. Comenzamos nuestro camino con gran fervor, declarando fuertemente nuestro amor por Jesús y su Iglesia. Pero después llegan las dificultades y vacilamos. Nos damos cuenta de que no podemos amar a otros, especialmente a nuestros enemigos, sin que Dios nos infunda su gracia constantemente.

Según la tradición, Santiago viajó desde Jerusalén hasta España, obedeciendo el mandamiento de Jesús de “hacer discípulos de todas las naciones”. Después de un corto tiempo, volvió a Jerusalén en el año 44 d. C., donde fue decapitado por Herodes Agripa para complacer a los líderes judíos. El historiador Eusebio asegura que Clemente de Alejandría compartió un relato de testigos que estuvieron presentes durante el martirio de Santiago. El relato cuenta que su acusador se conmovió tanto por la confesión de fe del apóstol, que en ese momento se convirtió y fue asesinado junto a él. Lo que antes había sido una declaración atrevida de Santiago se hizo realidad. En vez de mandar bajar fuego del cielo sobre Herodes Agripa, el hijo del trueno dio su vida.

A través de la historia, su ejemplo ha inspirado a cientos de miles de personas a recorrer el Camino de Santiago en España en peregrinación. Tras caminar cientos de millas, los peregrinos llegan a la catedral de Santiago de Compostela, donde se cree que yacen los restos del apóstol.

Su devoción, fervor y humildad permanecen como ejemplos imponentes de lo que significa ser un auténtico discípulo de Jesús. Que Santiago interceda por nosotros y por nuestros esfuerzos de llevar a otros a un encuentro con Jesucristo, mientras nos unimos a la Iglesia en la celebración de su fiesta.

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay