Catequesis continua de los hijos

Cada año celebramos cientos de primeras comuniones y confirmaciones. Los jovencitos, y niños y niñas vienen bien vestidos y preparados para recibir el Espíritu Santo y la Santa comunión. Pero siempre me pregunto cuántos volverán para conocer más de la fe el año que sigue, cuántos seguirán viniendo a misa los domingos; cuántos volverán para confesarse de vez en cuando. Especialmente ahora que muchos niños y niñas de tercer grado se acercan a recibir los dos sacramentos a temprana edad, y dependen de sus padres para esto.

Quisiera traer a la conciencia de todos el deber que tenemos ante Dios de seguir trayéndolos a la doctrina, a la Santa Misa y a la confesión. Nosotros no queremos preparar jóvenes y niños y niñas solamente dándoles contenido sino también ayudándoles a vivir una relación personal con Jesucristo. Y eso toma tiempo y no se aprende con un libro. Lo que comúnmente decimos, “traer los niños a la doctrina” es mucho más que eso. Lamentablemente refiriéndonos a ella seguimos hablando en términos de salón de clase, como si el Catecismo fuera una prolongación de la escuela: salones, maestros, libro de texto, aprender la lección. Con esta idea, se llega a considerar que cuando reciben los sacramentos es como si se graduaran y ya no tuvieran que volver al programa de formación religiosa.

El Catecismo o “la doctrina” (educación religiosa, en Estados Unidos) es mucho más que esto: es aprender a hablar con Dios, es crear una relación de amistad con Jesús, es ejercitarnos en el amor al prójimo y experimentar el gozo de Dios en el alma. Evidentemente todo eso adaptado al alma y a la psicología del niño.

Esta educación en la fe se da principalmente en el hogar donde los principales catequistas son los papás. Y se da en la parroquia, donde hombres y mujeres enamorados de Dios comparten con los niños la alegría de creer en Él y de su amistad con Jesús. Esta misión de los padres, sostenida con la ayuda de los catequistas en la parroquia es una tarea insustituible y el mejor servicio al niño.

Como buenos padres, ustedes llevan todos los días a sus hijos a la escuela; por las tardes los llevan a los deportes u otras actividades extraescolares, e incluso los acompañan durante el juego ¡Por 13 años sin parar! Y todo este esfuerzo para poder dar a tu hijo o hija un certificado de estudios que le permita abrirse paso en la vida terrena que, como todos sabemos, es temporal y pasajera. Yo sé que tú quieres a tus hijos más que a tu propia vida. ¿Qué no serías capaz de hacer para que ellos tengan la vida eterna? Educarlos en la fe, hacerles conocer a su Salvador, introducirlos en la amistad personal y gozosa con Jesús de Nazaret, darles la alegría de recibir los sacramentos y de aprender a amar como Jesús nos amó: ¿Qué y cuanto serías capaz de invertir en esto?

El verdadero catequista del alma del niño y de la niña es Jesús mismo. Solo te pide que lo sigas trayendo a tu hijo al Catecismo y a la Santa Misa. Jesús quiere la amistad de tu hijo e hija. ¿Será que se lo puedes acercar cada semana trayéndolo a la doctrina y acompañarlo a la misa todos los domingos? Pronto comenzarán las inscripciones para el catecismo. No dejes de ofrecer este grande gesto de amor por tus hijos: Sigue acompañándolos en su camino a Jesús.

Próximamente: Las posadas: más que una simple tradición

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Las posadas son una celebración dedicada a conmemorar la peregrinación que hicieron José y María de Nazaret a Belén en busca de un refugio seguro donde María pudiera dar a luz al niño Jesús. Al no encontrar alojamiento en Belén, José y María se vieron obligados a buscar refugio en un establo, donde nació el niño Dios. Actualmente, la celebración del peregrinaje comienza el 16 de diciembre y termina el 24 de diciembre con la llegada de Jesús.

Aunque algunos países latinoamericanos ya han acogido esta tradición, el origen de las posadas se remonta a los tiempos de la conquista de México, por lo que es una tradición que se ha dado a conocer principalmente en la cultura mexicana.

Durante estos nueve días, cada noche se lleva a cabo una representación de José y María montados en un burro y buscando un refugio. Tanto adultos como niños participan en la procesión, la cual comienza con la visita a hogares seleccionados donde un grupo que representa a los peregrinos piden “posada” o alojamiento. En cada parada de la procesión se leen pasajes de las Escrituras y se cantan las letanías para pedir posada.

Tradicionalmente, los anfitriones de estos hogares niegan el alojamiento a los peregrinos hasta que el grupo llega a la casa designada y puede ingresar. El rezo del rosario también se incorpora durante la procesión. Posteriormente, se ofrece comida a los asistentes, los niños rompen piñatas y reciben un “bolo” que consiste en una bolsita con caramelos. Las piñatas generalmente están hechas en forma de una estrella, que simboliza a la estrella que guio a los tres Reyes Magos hasta el pesebre donde se encontraba el niño Dios.

La tradición continúa cada noche en una casa diferente. La última noche, la víspera de Navidad, generalmente se celebra una misa de media noche (Misa de Gallo) en la que se celebra la llegada del niño Jesús.

Esta práctica ha cobrado varias formas a través de los tiempos. En muchos lugares ahora se acostumbra pedir posada en una sola casa, por lo que no hay una procesión. Por esta razón el rezo del rosario también se realiza antes o después de pedir posada.

El origen de esta celebración única se remonta a los tiempos de la conquista en México. Antes de la llegada de los españoles, los aztecas celebraban durante el mes de diciembre la llegada de “Huitzilopochtli” que consideraban el dios de la guerra. Las fiestas comenzaban el día 6 y duraban 20 días. El día 24 por la noche y durante el transcurso del día 25, había festejos en todas las casas en los cuales se ofrecía comida a los invitados y unas estatuas pequeñas de pasta llamada “tzoalt”.

Los misioneros que llegaron a México a finales del siglo XVI aprovecharon la costumbre para inculcarles el espíritu evangélico a los indígenas y le dieron a su celebración un sentido cristiano, lo que serviría como una preparación para recibir a Jesús el día de Navidad.

Con este propósito, fray Diego de Soria, un misionero agustino, obtuvo permiso del Papa Sixto V en 1585 para celebrar nueve misas antes de navidad, conocidas como las “misas de aguinaldo”, del 16 al 24 de diciembre. Durante estas celebraciones eucarísticas, se leían pasajes y escenas de la navidad. Para hacerlas más atractivas y amenas, se les agregaron luces de bengala, cohetes y villancicos, y posteriormente la piñata en forma de estrella. Los asistentes también recibían un pequeño regalo conocido como “aguinaldo”, de ahí la prestación que se da en México a los trabajadores durante las fiestas navideñas.

Con el tiempo, las posadas se comenzaron a celebrar en vecindarios y en casas para llevarlas a un entorno familiar. La celebración ha ido cambiando poco a poco y se le han ido agregando elementos que en ocasiones dependen de la región.

Más que una simple tradición, las posadas son un medio para preparar con alegría y oración nuestro corazón para la venida de Jesucristo, y para recordar lo que vivieron durante su peregrinaje José y María.