Programa ofrece ayuda a padres que quieren una educación católica para sus hijos

El costo de la matrícula se ajustará al presupuesto de cada familia

Aaron Lambert

El superintendente de escuelas católicas Elías Moo tiene buenas noticias para las familias que quieran enviar a sus hijos a escuelas católicas pero creen que no tienen una opción financiera viable.

Por qué hoy, más que nunca, son importantes las escuelas católicas

Se trata de un programa de matrícula variable para las escuelas católicas de la Arquidiócesis que busca ajustar el precio de la matrícula a la realidad económica de cada familia. El programa fue implementado en un grupo selecto de escuelas arquidiocesanas, en el 2018.

Moo explica en un video cómo esta matrícula se hace variable y recuerda cómo Jesús le dijo a sus discípulos “Pedid y se os dará, buscar y hallaréis, llamad y se os abrirá”. “Has buscado una educación católica para tus hijos y estás tocando las puertas de nuestras escuelas”, dice. “Nuestras escuelas trabajarán para ti… para asegurar que las puertas de la educación católica estén abiertas”.

 

Dignas del nombre

El programa de matrícula variable es un aspecto de una visión más amplia de las escuelas católicas que tiene sus raíces en un simposio realizado en el año 2015 y dirigido por el arzobispo Samuel Aquila, el cual reunió a más de 200 profesores, rectores, párrocos y líderes arquidiocesanos para discutir las maneras de superar los desafíos que enfrentan las escuelas católicas.

Los frutos del simposio estuvieron articulados en dos documentos de visión titulados “Dignas del nombre” (2016) y “Dignas de inversión (2017).

Dignas del nombre describen cuatro áreas de trabajo: “En misión”, “Excelente en todo sentido”, “Accesible a todos” y “sostenible para el futuro”.

Trabajando en el último documento “Dignas de inversión” reiteramos que “no es suficiente para las escuelas católicas de la Arquidiócesis de Denver el simple hecho de permanecer abiertas. Nuestras escuelas deben continuar siendo comunidades vibrantes en los aspectos académico, social y espiritual”.

Además, el documento indica que las escuelas católicas “deben ser sostenibles para el futuro y asegurar la presencia de una educación católica a las familias del norte de Colorado para las generaciones venideras”.

Aunque el programa de matrícula variable inició el año pasado en solamente cerca de un tercio de las escuelas arquidiocesanas de educación básica, Moo tiene la intención de que eventualmente todas las escuelas participen en este programa.

“Estamos en una importante coyuntura en la historia de la educación católica en nuestra arquidiócesis”, dice Moo. “Queremos que nuestras escuelas continúen su labor por muchos años más, pero para hacer esto tenemos que trabajar juntos para fortalecer nuestro sistema y servir mejor a nuestras familias”.

“Una de las principales maneras en que fortaleceremos nuestro sistema educativo”, prosigue Moo, “es haciendo una educación católica transformadora esté más asequible a las familias”.

Los peligros de una supuesta educación sexual en las escuelas de Colorado

Matrícula ajustada

Actualmente, la oficina de escuelas católicas junto con Seeds of Hope (Semillas de esperanza n.d.t) y otras escuelas individuales, trabajan en conjunto para calcular cuánto debe pagar cada familia, basados en información financiera que proveen las familias.

“Las escuelas también tendrán en cuenta los niveles de otras matrículas y otros ajustes para determinar el monto que deben pagar todos sus hijos”, dice.

Moo asegura que se trata de una práctica común para todas las escuelas pero que se debe analizar caso por caso.

“Mientras que el programa hace esta práctica uniforme, también permite todavía que cada escuela continúe su nivel local de control para determinar qué es lo mejor para sus familias. Esto beneficia a fin de cuentas todas las escuelas y familias”.

La meta final, dice, es “abrir nuestras puertas a ustedes y a sus familias para proveer una matrícula que se ajuste a su realidad”.

Para más información y recursos, HAZ CLIC AQUÍ.

Próximamente: ¿Cómo puedo perdonar a alguien que me ha hecho daño a mí o a un ser querido?

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

Todos sufrimos, de vez en cuando, situaciones de injusticia, humillaciones, rechazos, ofensas, maltratos, abusos y agresiones, que nos provocan reacciones de resentimiento que llegan hasta el odio y deseos de venganza. A veces las sufrimos, pero a veces somos nosotros los que las infringimos. En ocasiones necesitamos perdonar y frecuentemente necesitamos ser perdonados.

El perdón nace de uno, de una decisión que toma uno, algo interno que uno elige. Pero perdonar no es automático y no es cuestión de solo querer hacerlo, muchas personas querrían perdonar pero no pueden hacerlo, como muchos también querrían ser ricos y no solo por desearlo ya lo lograron. Así el perdón: no basta con desearlo, hay que trabajar para ello. Primero que nada se deben cultivar virtudes en la vida como: el amor, la comprensión, la generosidad, la humildad, la misericordia, el abrirse a la gracia de Dios, por mencionar algunas. Por lo tanto, el poder perdonar es consecuencia no solo de un deseo sino de una vida virtuosa como lo requiere nuestra fe Católica.

Jesús nos dice que debemos perdonar hasta setenta veces siete, que es decir prácticamente siempre:

“Entonces se le acercó Pedro y le dijo: Señor, ¿cuántas veces perdonaré a mi hermano que peque contra mí? ¿Hasta siete? Jesús le dijo: No te digo hasta siete, sino aun hasta setenta veces siete” (Mt 18:21-22).

El perdón se ha convertido en nuestra sociedad en señal de debilidad y cobardía, pero la verdad es que sólo es capaz de perdonar quien tiene grandeza de corazón, y el mejor ejemplo lo encontramos en Jesús; el perdón es esencial para cristianismo y para el verdadero amor. Es necesario perdonar a los demás, para poder ser completamente libre. Si no somos capaces de perdonar seguiremos viviendo aferrados al pasado; vamos arrastrando resentimientos que nos oprimen el corazón sin ser capaces de amar porque alguien nos engañó, sin ser capaces de confiar porque alguien nos traicionó, sin ser capaces de aceptar a los demás porque alguien nos rechazó; en definitiva, sin permitirnos crecer ni ser felices, sin tener paz en el corazón ni alegría en el espíritu, sin tener luz ni disfrutar de la vida.

Los resentimientos hacen que las heridas se infecten en nuestro interior y ejerzan su influjo pesado y devastador, creando una especie de malestar y de insatisfacción generales. Superar las ofensas es una tarea sumamente importante, porque el odio y la venganza envenenan la vida.

Perdonar es un acto de fortaleza espiritual, un acto liberador. Es un mandamiento cristiano y además un gran alivio. Significa optar por la vida y ponerse en el camino de la salvación:

“Porque si ustedes  perdonan a los hombres sus ofensas, los perdonará también a ustedes su Padre celestial; pero si no perdonan a los hombres sus ofensas, tampoco su Padre los perdonará a ustedes ofensas” (Mt 6:14-15).

 

Image by Daniel Reche from Pixabay