Anorexia: un trastorno alimenticio serio que puede llevar a la muerte

Mavi Barraza

Parada frente al espejo y con la mirada fija en su figura, esta joven de 24 años, quien pesa 115 libras y mide cinco pies y 3 pulgadas, asegura: “tengo unas partes de mi cuerpo donde aún tengo que adelgazar; mi cintura por ejemplo y algo de las caderas y brazos”.

Esta es la historia de Esther Barragán una joven que fue diagnosticada con anorexia nerviosa, una enfermedad caracterizada por una pérdida de peso -auto inducida- acompañada de una distorsión de la imagen corporal. Este trastorno alimenticio, afecta en su mayoría a niñas y mujeres (del 90 al 95 por ciento).

La pesadilla de esta joven comenzó el día que su hermano la llamo gorda. “Me reencontré con mi hermano después de dos años de no verlo y lo primero que me dijo después de saludarme es que estaba gorda”, dijo esta mujer, quien desde pequeña había sido delgada, pero luego de un embarazo complicado y debido al medicamento recetado, aumentó cerca de 100 libras.

“Pesaba mucho y tenía que bajar. Al principio bajé la cantidad que comía, después reduje comidas, solo comía dos veces al día, y terminé por comer la misma cantidad de comida que le daba a mi hija de un año”, explicó la joven, quien además de modificar su manera de comer comenzó a hacer ejercicio extremo.

Los resultados fueron rápidos. “En tres meses perdí casi 40 libras”, aseguró con cierta satisfacción. De la misma manera, los deterioros en su salud fueron inmediatos ya que Esther comenzó a sentir mareos, dolores de cabeza, alteraciones en su sistema nervioso, taquicardia y perdida excesiva de cabello.

Lo peor se presentó una mañana cuando la joven se disponía a levantarse de la cama para comenzar su día, pero al tratar de ponerse de pie perdió el sentido. La chica fue enviada a una clínica de recuperación donde se le advirtió de las consecuencias que podría enfrentar no solo para su salud sino además con los Servicios Sociales de los Estados Unidos de no tratar su problema psicológico. “Me dijeron que tenía que empezar a tratarme porque estaba muy mal de salud, estaba deshidratada, mi corazón estaba trabajando en exceso y además mi hija corría riesgo al estar conmigo así, y eso lo tenían que reportar a trabajadores sociales”. En ese momento y con tal advertencia fue que Esther, decidió ponerse en tratamiento.

La anorexia nerviosa es un trastorno alimenticio serio que puede llevar a la muerte de quien lo padece y el riesgo de muerte incrementa según incrementa el tempo de la enfermedad.

Afortunadamente para Esther el desorden alimenticio fue detectado antes de que causara más atrocidades a su salud y a su vida.

La psicóloga Jasmine Soto, quien ha trabajado con jóvenes que padecen este mal comenta que la anorexia es ahora una enfermedad que ya es común encontrar en niñas hasta de 10 años, aunque la edad donde más se percibe es de los 15 a los 20 años. “Los patrones de belleza actuales son un problema muy grande, por un lado, tenemos a la chica promedio de cinco pies y cuatro pulgadas pesado 160 libras, mientras que los medios nos muestran a modelos de 5’11 pesando menos de 120 libras, y nuestros jóvenes son bombardeados con este mensaje continuamente”, aseveró.

“Es importante que enseñemos a nuestros hijos desde pequeños la importancia de los buenos hábitos alimenticios, y que en lo posible comamos con ellos en familia”, comento la profesional. “Fomentemos la autoestima, enseñémosles a sentirse a gusto consigo mismos, fomentemos la actividad física constante para estar sanos, no para tener un cuerpo perfecto, pero sobre todo fortalezcamos la comunicación con ellos”, finalizó.

Entre otros puntos vitales para la prevención de la anorexia se encuentran el estar atentos al comportamiento de los adolescentes -para detectar síntomas a tiempo-, evitar hacer comentarios despectivos sobre el aspecto físico de las personas y crear un ambiente familiar positivo.

 

Síntomas de alerta

Si piensa que alguien que usted conoce tiene estos síntomas, recurra a ayuda profesional.

  • Rechazo a comer
  • Miedo al aumento de peso
  • Obsesión con estar gorda (o) aun si no lo esta
  • Obsesión con la báscula
  • Percepción distorsionada del cuerpo y de su peso
  • Ausencia de ciclos menstruales en las mujeres
  • Estreñimiento
  • Exceso de ejercicio

 

 

 

 

Próximamente: Lo que debes saber sobre el Miércoles de Ceniza

¡Regístrese en una suscripción digital a Denver Catholic En Español!

A pocos días del inicio de la Cuaresma, que sirve de preparación para la Pascua y que comienza este miércoles 26 de febrero, recordamos algunas cosas esenciales que todo católico debe saber para poder vivir intensamente este tiempo litúrgico.

1. Es el primer día de la Cuaresma

Con el Miércoles de Ceniza inician los 40 días en los que la Iglesia llama a los fieles a la conversión y a prepararse verdaderamente para vivir los misterios de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo en la Semana Santa.

El Miércoles de Ceniza es una celebración contenida en el Misal Romano. Este explica que en la Misa se bendice e impone en la frente de los fieles la ceniza hecha de las palmas bendecidas en el Domingo de Ramos del año anterior.

2. La imposición de las cenizas surge en los primeros siglos del cristianismo

La tradición de imponer la ceniza se remonta a la Iglesia primitiva. Por aquel entonces las personas se colocaban la ceniza en la cabeza y se presentaban ante la comunidad con un “hábito penitencial” para recibir el Sacramento de la Reconciliación el Jueves Santo.

La Cuaresma adquirió un sentido penitencial para todos los cristianos casi 400 años D.C. y a partir del siglo XI, la Iglesia en Roma impone las cenizas al inicio de este tiempo.

3. La ceniza recuerda la necesidad de la misericordia de Dios

La ceniza es un símbolo. Su función está descrita en un importante documento de la Congregación para el Culto Divino y la Disciplina de los Sacramentos, más precisamente en el artículo 125 del “Directorio sobre la piedad popular y la liturgia”:

“El comienzo de los cuarenta días de penitencia, en el Rito romano, se caracteriza por el austero símbolo de las cenizas, que distingue la Liturgia del Miércoles de Ceniza. Propio de los antiguos ritos con los que los pecadores convertidos se sometían a la penitencia canónica, el gesto de cubrirse con ceniza tiene el sentido de reconocer la propia fragilidad y mortalidad, que necesita ser redimida por la misericordia de Dios. Lejos de ser un gesto puramente exterior, la Iglesia lo ha conservado como signo de la actitud del corazón penitente que cada bautizado está llamado a asumir en el itinerario cuaresmal. Se debe ayudar a los fieles, que acuden en gran número a recibir la Ceniza, a que capten el significado interior que tiene este gesto, que abre a la conversión y al esfuerzo de la renovación pascual”.

4. Las cenizas tienen varios significados

La palabra ceniza, que proviene del latín “cinis”, representa el producto de la combustión de algo por el fuego. Esta adoptó tempranamente un sentido simbólico de muerte, caducidad, pero también de humildad y penitencia.

La ceniza, como signo de humildad, le recuerda al cristiano su origen y su fin: “Dios formó al hombre con polvo de la tierra” (Gn 2,7); “hasta que vuelvas a la tierra, pues de ella fuiste hecho” (Gn 3,19).

5. Las cenizas se producen de las palmas del Domingo de Ramos

Para la ceremonia se deben quemar los restos de las palmas bendecidas el Domingo de Ramos del año anterior. Estas son rociadas con agua bendita y luego aromatizadas con incienso.

6. Las cenizas se imponen en la frente al término de la homilía

Este acto tiene lugar en la Misa al término de la homilía y está permitido que los laicos ayuden al sacerdote. Las cenizas son impuestas en la frente, haciendo la señal de la cruz con ellas mientras el ministro dice las palabras bíblicas: «Acuérdate que eres polvo y en polvo te convertirás», o «Conviértete y cree en el Evangelio».

Luego, quien recibe las cenizas debe retirarse en silencio meditando la frase o invitación que la acaban de hacer.

7. Las cenizas también pueden imponerse sin Misa

Cuando no hay sacerdote la imposición de cenizas puede realizarse sin Misa, de forma extraordinaria. Sin embargo, es recomendable que al acto se preceda con una liturgia de la palabra.

Es importante recordar que la bendición de las cenizas, como todo sacramental, solo puede realizarla un sacerdote o diácono.

8. Las cenizas pueden ser recibidas por no católicos

Puede recibir este sacramental cualquier persona, inclusive no católica. Como especifica el Catecismo (1670 y siguientes) los sacramentales no confieren la gracia del Espíritu Santo como sí lo hacen los sacramentos, pero por la oración de la Iglesia estos «preparan a recibirla y disponen a cooperar con ella».

9. No es obligatorio recibir las cenizas

El Miércoles de Ceniza no es día de precepto y por lo tanto la imposición de ceniza no es obligatoria. No obstante, ese día concurre una gran cantidad de personas a la Santa Misa, algo que siempre es recomendable.

10. No existe tiempo exacto para llevar las cenizas en la frente

Cuanto uno desee. No existe un tiempo determinado.

11. En Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia

El Miércoles de Ceniza es obligatorio el ayuno y la abstinencia, como en el Viernes Santo, para los mayores de 18 años y menores de 60. Fuera de esos límites es opcional. Ese día los fieles pueden tener una comida “fuerte” una sola vez al día.

La abstinencia de comer carne es obligatoria desde los 14 años. Todos los viernes de Cuaresma también son de abstinencia obligatoria. Los demás viernes del año también, aunque según el país puede sustituirse por otro tipo de mortificación u ofrecimiento como el rezo del rosario.

Artículo publicado originalmente en AciPrensa.